Página de cuento 874

The Wild: La leyenda del Rock – Parte 48


Por Carlos Alberto Nacher
[email protected]

Junio 2019: El olvido

Frank hubiera podido componer cientos de canciones inspiradas en esta aventura de la huida de USA, pero no escribió ninguna.
Frank, nunca más en su vida iba a escribir una canción.
Este capítulo fue escrito en junio de 2019, luego de varios años de estudios e investigación, siguiendo los pasos de estos geniales y desaparecidos fantasmas del rock de los 70, que marcaron una era, tanto musical como social y revolucionaria, y que se esfumaron como si nunca hubieran existido.
Cabe mencionar que casi nadie los volvió a recordar, que hubo una orden, tanto implícita como explícita, de parte del gobierno de Estados Unidos (el mismo presidente Jimmy Carter, en un discurso televisado cuatro días después de la desaparición de Frank, que aún hoy no es sencillo de conseguir, menciona a THE WILD como la lacra más ominosa que habitó a los Estados Unidos, e invitaba al pueblo a olvidar todo lo relacionado con ellos. Fue sí que se produjo la famosa quema de discos en el Soho de New York en fatídico 5 de marzo de 1979. Las emisoras radiales dejaron de reproducir sus canciones para siempre, cuando antes la queja había sido que se la pasaban repitiendo los temas de THE WILD (*).
Fueron olvidados, en una impresionante manifestación del inconsciente colectivo, todo el mundo (o casi todo) decidió tácitamente olvidarlos, de la misma manera que el mismo inconsciente colectivo había decidido, años atrás, en convertirlos en dioses.
De nuestra parte, en aquel momento de junio de 2019 estábamos considerando dar por finalizada nuestra investigación. No había más datos, ni de Frank, ni de Smog, sólo una vaga referencia a Ralph (que según pudimos saber había fallecido en 1995 en un accidente múltiple de tránsito en Bogotá, Colombia, yendo a 140 km/hora por la Autopista Norte), Sabíamos que Chuck finalmente fue sobreseído en el 2001 por la justicia norteamericana y ahora era dueño de un restaurante en Tampa junto a su esposa Sun Hee Kim. El establecimiento se especializa en comidas en las que combinan a la parrilla argentina con el bibimbap y el kimchi coreano. También sabemos que, por su lado, Rosmarie había puesto una academia de música muy exitosa en Boston y se había convertido en una abuela adorable con seis nietos.
Pero de Frank y Smog, como si la Providencia no hubiese querido que supiéramos, no sabíamos nada de nada.
Era como si nunca hubieran existido. A veces en una de mis tantas noches de insomnio, me preguntaba si habré sido yo quien inventó toda esta fantasía, y de verdad que sólo habían existido en mi mente. Cómo podía ser que unos argentinos de un pueblito del interior profundo del país, se habían convertido en las estrellas más aclamadas del rock universal. Luego pienso, puede ser, quizá estaré volviéndome loco, quizá esta música que me acompañó siempre desde mi infancia, con la que siempre soñé, con este rock que todavía me pone la piel de gallina cuando lo escucho, y me emociona hasta las lágrimas, quizá este maldito y maravilloso Rock And Roll, me esta jugando una mala pasada, y me hace imaginar cosas.
Luego pienso, ¿Alguien hubiera imaginado, digamos 15 años atrás, que el Papa iba a ser argentino? ¿Alguien hubiera imaginado que la reina de Holanda iba a ser argentina? ¿Alguien hubiera imaginado a Messi o a Maradona? Esto me da cierta tranquilidad, porque THE WILD son tan reales, tan improbables, tan imaginarios y están vivos como el Papa, la Reina, Messi o Maradona. Ellos, en algún lugar, existen.
Y como Elvis, deben estar limpiando la limo.
Sin embargo, hasta aquí había llegado el rastro de Frank y Smog, no encontramos más indicios desde su retorno desde Cuba.
Pero un día, tiempo después, cuando ya había finalizado nuestro trabajo, recibimos una extraña llamada telefónica.
Continuará…

(*) “Dios quiera que el pueblo americano pueda olvidar muy pronto a estos impostores, y retorne a la senda del bien que nunca debió abandonar para seguir a estos salvajes irreverentes” (Discurso de Jimmy Carter ante el Senado en Washington DC, Abril 1979)


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS