LUEGO DE PROTAGONIZAR ESCÁNDALO EN UN AVIÓN, NADIE QUIERE TRANSPORTARLOS

Grupo de “influencers” de Canadá varados en Cancún


Mientras que el mundo, y Canadá, imponen nuevas y severas restricciones por la distribución de la variante ómicron, un grupo de “influencers” canadienses protagonizó una fiesta que se transformó rápidamente en escándalo, en un vuelo chárter a Cancún, en el que violaron todos los protocolos de seguridad y de bioseguridad, y luego subieron los videos a sus redes sociales. Ahora, ninguna compañía aérea acepta llevarlos de regreso a su país, donde los esperan fuertes sanciones.

Escándalo internacional

El grupo de influencers canadienses se encuentra en Cancún desde el 30 de diciembre. Las personalidades televisivas y de las redes sociales tomaron un vuelo chárter de Montreal hacia el Caribe mexicano, a bordo de una aeronave de la compañía canadiense Sunwing. Donde protagonizaron una verdadera “fiesta”, en la que, además de no usar mascarillas, bebieron alcohol, fumaron a bordo y hasta llevaron a una persona en andas durante el vuelo, según los videos que ellos mismos difundieron.
Las imágenes causaron indignación en Canadá, donde el Gobierno se encuentra implementando una vez más fuertes restricciones, esta vez vinculadas a la proliferación de la variante ómicron que está generando una quinta ola de contagios en el país.
Si bien inmediatamente borraron las imágenes y videos, ya era tarde. El propio primer ministro canadiense, Justin Trudeau declaró en una rueda de prensa que los pasajeros pusieron al personal de la aerolínea «en peligro con su total irresponsabilidad» y enfatizó: “Es una bofetada en la cara».
Sunwing denunció lo ocurrido al Ministerio de Transporte de Canadá y calificó el comportamiento de los pasajeros como «anárquico» y contrario a las normativas, y tomó en consecuencia la decisión de cancelar el vuelo de vuelta del grupo, que todavía se encuentra en Cancún, y otras compañías aéreas canadienses también se han negado a aceptarlo.

Niegan todo

Pese a la evidencia de las imágenes y ante las fuertes críticas, el propietario de la empresa que alquiló el avión para hacer llegar a estos influencers a un evento de seis días en Cancún, James William Awad, negó que se violasen las normas de seguridad o los protocolos sanitarios. Y en su cuenta de Twitter minimizó el hecho, asegurando que se trató de “una simple fiesta en un avión”, por lo que pidió tiempo «para poder comprender mejor la situación».
Una vez que consigan cómo regresar, el grupo enfrentaría fuertes multas, que pueden alcanzar los 3.917 dólares por cabeza. Y es que justamente Montreal es en estos momentos uno de los epicentros de la pandemia en Canadá, y por eso ha impuesto un toque de queda y estrictas restricciones a actividades comerciales.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS