HISTORIAS CURIOSAS PARA CONTAR EN DÍAS DE LLUVIA

Usted señorita ¿cumple el mismo día que yo?


Por Javier Arias
[email protected]

Octubre es un mes especial. En octubre, ya muchos años, me recibí de papá. Convengamos que la de padre no es una carrera con un examen de ingreso muy complicado, a decir verdad, se trata de los más accesibles del mercado, además es una ocupación que no caduca y que nos ofrece infinidad de satisfacciones.
Todavía recuerdo cuando al avecinarse el cumpleaños de la niña (ya tan grande ella, estas cosas quedaron sólo en el registro de las fotos) todo se transformaba, entre buscar peloteros, comprar los sanguchitos y hacer la torta, nuestra vida clamaba por alguien que nos regalese a nosotros una hora más cada día. Pero el tiempo pasado es eso, pasado, aunque esto del onomástico infantil viene a cuento de algo que quería contarles, algo que sí tiene referencia a los temas que nos reúnen en esta página todos los sábados, temas de conveniente interés particular e importancia completamente desdeñable.
¿Alguno de ustedes ha escuchado alguna vez hablar de la paradoja de los cumpleaños? No, no me mire con esa cara, que no se trata de una divagación mía, sino de uno de esos juegos numéricos a los cuales son tan afines los señores matemáticos. Ya alguna vez habíamos hablado de ellos en esta sección, pero éste especialmente le servirá al lector avieso y a la lectora perspicaz para destacar en el ancestral rito de la seducción. ¿A qué me refiero con esto? A que ya está, dígame que no, un poco agotado el tema de preguntar el signo zodiacal para iniciar una conversación, o tirar una frase matadora como “¿hace mucho que venís a tomar mate a esta playa?”, debemos comenzar a renovar nuestro bagaje de fruslerías que nos presenten a nuestro nuevo amor. Así que vaya preparando la mollera, que el tema es medio embarullado, pero rendidor.
La cosa es que la famosa paradoja del cumpleaños establece que si hay veintitrés personas reunidas en una habitación hay una probabilidad exacta del 50,7% de que al menos dos de ellas cumplan años el mismo día. Espere, espere, no empiece a contar la gente que lo rodea, deme un segundo.
Si en cambio son sesenta o más personas, la probabilidad es mayor del 99%, o sea altamente posible que encontremos a una pareja que haya nacido el mismo día.
Y si el número de personas suma 366, la probabilidad ya se fija en el redondito 100%, teniendo la seguridad de encontrar a la pareja, numérica y onomásticamente hablando, perfecta, ya que son todos los días del año, teniendo en cuenta los años bisiestos. Un amigo, muy asiduo él a este tipo de acertijos matemáticos me señaló doctoralmente que en sentido estricto esto no es una paradoja, ya que no es una contradicción lógica; sino en el sentido que es una verdad matemática que contradice la común intuición, porque mucha gente piensa (yo mismo hasta enterarme de la existencia de esta paradoja) que la probabilidad es mucho más baja, y que hacen falta muchas más personas para que se alcance la probabilidad del 50%. Pero quién se va a fijar en eso ¿no?, ya con la cara de asombrado interés de nuestra compañía ocasional estaremos más que pagados.
Valga una aclaración antes que se lancen al mundo con la paradoja de los cumpleaños en la mano, como si se tratara de una carta irrefutable de éxito asegurado. Sabemos que las matemáticas, si bien son de lo más ordenaditas, cuando se enfrentan al cálido mundo de la vida muchas veces se dan de narices con la realidad. Y si bien esta paradoja tiene un gran atractivo para las apuestas desaforadas, piénselo un segundo antes de comprometer el aguinaldo, porque por esas cosas de la naturaleza hay más nacimientos en primavera que en otoño, hecho que podría influir en que los cálculos comiencen a no encajar y por lo tanto a atentar contra la posibilidad cierta de acertar nuestra apuesta y con ella que se evaporen nuestras exiguas ganancias.
Por otra parte, las políticas de los hospitales muchas veces hacen que haya más partos los lunes y martes que los sábados y domingos, o sea…
Dependiendo del grupo de personas y cómo están sus cumpleaños distribuidos, los resultados podrían variar considerablemente, pero no se alarme, la mayoría de las veces, como diría el matemático, existirán muchas posibilidades de ganar. ¿O usted buscaba aquí la piedra filosofal?


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS