DESCUBREN UNA NUEVA ESPECIE DE POLILLA PREDICHA POR DARWIN

Animalito e’dios


Luego de contemplar los largos tubos de la orquídea de Madagascar, Charles Darwin, en el siglo 19, vaticinó la existencia de una polilla que aún no se conocía. Tuvo que pasar más de 150 años para que los científicos confirmaran esa teoría en el aire.
También la predijo otro gran naturalista, casi en la misma época, Alfred Rusell Wallace, y es por él que la nueva polilla de halcón de Madagascar fue denominada polilla esfinge de Wallace. Es famosa por tener la lengua más larga de todos los insectos, gracias a la que puede llegar al fondo de los tubos de néctar de la mencionada orquídea, que alcanzan hasta los 30 centímetros de profundidad.
Estos peculiares tubos hicieron a Charles Darwin especular, en 1862, que se necesitaría una polilla con una lengua extraordinariamente larga para alcanzar su néctar. Cinco años después, en 1867, Alfred Russel Wallace también se percató de la extraordinaria orquídea y predijo que la polilla sería similar a una polilla de halcón con una larga probóscide encontrada en el continente africano. “Puede predecirse con seguridad que tal polilla existe en Madagascar, y los naturalistas deberían buscarla con tanta confianza como los astrónomos buscaron el planeta Neptuno”, dijo también Wallace.
La polilla que polinizó estas orquídeas fue finalmente descrita por Karl Jordan y Lord Walter Rothschild en 1903. Entonces se colocó como una subespecie de la polilla esfinge de Morgan, que luego combinaron en su nuevo género Xanthopan. Llamaron a la polilla malgache Xanthopan morgani praedicta, que significa “polilla predicha”, en honor a la predicción de Wallace de su existencia, sin mencionar a Darwin.
No obstante, ahora un nuevo estudio en Antenor que analiza las diferencias genéticas y físicas de la polilla ha descubierto que no es en realidad una mera subespecie, sino una especie completa por derecho propio, ahora llamada Xanthopan praedicta. “El cambio taxonómico que ahora proponemos otorga finalmente un merecido reconocimiento a una de las endémicas malgaches más célebres”, explica el doctor David Lees, uno de los autores del artículo científico.
El equipo encontró 25 diferencias morfológicas entre las dos polillas, incluidas diferencias significativas en la forma de los genitales masculinos y femeninos, la forma de las alas y los patrones de color, especialmente debajo.
“La parte inferior de la polilla de halcón de Madagascar es rosada, mientras que la parte inferior de la polilla de halcón de África es blanquecina o amarillenta”, explica Lees. Asimismo, la polilla esfinge de Wallace también tiene una configuración única de marcas negras en la parte superior de sus alas anteriores, probablemente adaptaciones para camuflarse en la corteza de diferentes árboles.

Sin embargo, quizás la diferencia más llamativa estaba en la probóscide, que en promedio era 6,6 centímetros más larga en todas las polillas malgaches que midió el equipo que cualquiera de las polillas esfinge de Morgan de África y las Comoras.
Al evolucionar juntas a lo largo del tiempo, la polilla y la orquídea estrella se han influido mutuamente. La lengua de la polilla aumentó en longitud al paso del largo tubo de néctar de la orquídea hasta que, finalmente, la orquídea se volvió totalmente dependiente de sus servicios de polinización. Las polillas, sin embargo, todavía pueden polinizar otras plantas que también tienen largos tubos de néctar.
En la naturaleza, la lengua de la polilla es tan grande que es demasiado difícil de manejar para volar con ella extendida. Su extraordinaria longitud también hace que las polillas sean vulnerables a la depredación, ya que se alimentan como murciélagos y tal vez incluso los lémures pueden arrebatarlos en el aire cuando se dirigen a las orquídeas.
Para reducir este riesgo de ser devorada, la polilla desenrolla la probóscide solo cuando se acercan a la flor y tan pronto como termina, la enrolla de nuevo. Si bien esta estrategia significa que es menos probable que la polilla sea depredada en la naturaleza, puede hacer que las cosas sean un poco más complicadas para quienes las estudian en los museos.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS