Al andar se hace camino


Sin duda alguna, quien capitalizó la visita del presidente Alberto Fernández a Chubut, fue el intendente de Comodoro Rivadavia Juan Pablo. Por un instante parecía un tanto nervioso, quizá porque mientras subía al escenario junto al titular del Ejecutivo Nacional, tomó dimensión de la importancia del momento. Su discurso sería el primero, y debía causar impacto, arengar a la militancia, darle un tenor triunfalista a un acto que se gestó tras la derrota electoral de las PASO, y por ello tan importante para el Frente de Todos. La presencia de Alberto brindó el marco institucional que permitió divulgar la millonaria inversión en obras que el Gobierno Nacional compromete a realizar en Chubut, pero la verdadera razón de la convocatoria, era demostrar que allí, en Comodoro Rivadavia estaría la fuerza para revertir el resultado electoral del 12 de septiembre, o al menos reducir la brecha en un porcentaje que permita iniciar el próximo 14 de noviembre el camino hacia 2023. En el Frente de Todos, con el PJ a la cabeza, entienden que ante el actual escenario resulta fundamental empezar pronto a sentar las bases para mantenerse en el Gobierno en un próximo período, y en Chubut, el objetivo es despojar de poder a Chubut Somos Todos. Juan Pablo Luque tiene un plafón para iniciar el camino hacia 2023, pero necesitará no solo de la liga de intendentes que actualmente lo respaldan y de un Gobierno Nacional que lo reconozca como un interlocutor válido en la provincia; sino que deberá consolidar su poder y para ello necesitará una amplia adhesión de la militancia. Está Luque en posición de erigirse como el próximo conductor del PJ en Chubut, esa es la pregunta que más de uno se hacía este martes cuando lo vio sobre el escenario, ofreciendo un discurso de neto carácter político y que concitó la atención de todo el arco político, sindical y social de Chubut.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS