Si rompe, paga


La presentación de renuncias de ministros K del Gabinete de Alberto Fernández, supone una estrategia de Cristina Fernández en medio de la interna en la que se disputan responsabilidades sobre los resultados del pasado domingo. El punto es que la acción de este miércoles, debilita la figura presidencial. Las reuniones no cesaron durante toda la jornada. Mucho se dijo, y las especulaciones estuvieron a la orden del día. Sergio Massa se posicionó como mediador silencioso al reunirse con el núcleo duro del kirchnerismo. Sectores empresarios y algunos gobernadores salieron a respaldar al Presidente de la Nación. La oposición reclama que en el oficialismo nadie se quiere hacer cargo de la derrota electoral, y algunos buscan poner en riesgo la estabilidad institucional. Alberto resiste la embestida y no haría cambios en el Gabinete. Sin importar el resultado de las próximas horas, tanto Alberto como Cristina saldrían perjudicados.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS