La violencia como método


Excusan sus actos violentos y antidemocráticos bajo la consigna del “No es no”, y la “traición” de la que acusan a la dirigencia política. Una vez más, activistas antimineros se movilizaron en diversas ciudades de Chubut. En Puerto Madryn, fueron un poco más lejos, cuando apostados frente a la casa de la familia Sastre propinaron toda clase de insultos. Coincidan o no políticamente, la violencia no puede ser el camino. En este caso el ataque fue verbal; eso no lo hace menos violento. Se oponen al resultado de una votación legislativa que obtuvo mayoría; eso no es democrático. Dañaron propiedad privada, y amenazaron la integridad física de personas que estaban en la vivienda, eso es delito. Estos movimientos sociales que dicen representar a miles de chubutenses, se consolidan producto de la inacción de la Justicia y la beligerancia del Ejecutivo. Nadie quiere tomar medidas antipáticas, y mientras tanto, las familias de aquellos que son apuntados por los fundamentalistas, se ven amenazadas en su integridad física y mental. Todo ciudadano tiene derecho a manifestarse, y los límites los establece la ley.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS