LLEGAN LAS BAJAR TEMPERATURAS Y SE INCREMENTAN LOS RIESGOS DE INTOXICACIONES

Claves para cuidarse del monóxido de carbono al calefaccionar el hogar



El arribo de las bajas temperaturas hacen que llegue el momento del año en que hay que encender las estufas para afrontar el otoño y el invierno. Lamentablemente, todos los años muchas personas pierden la vida por inhalar monóxido de carbono proveniente de sistemas de calefacción que cuentan con algunas fallas. Es por ello que nunca está de más recordar cuáles son las precauciones que se deben tomar a la hora de calefaccionar una vivienda.
En principio, cabe aclarar que el monóxido de carbono es un gas altamente tóxico que se produce por una mala combustión. Los combustibles fósiles como la madera, el carbón, el gasoil o el gas natural necesitan oxígeno para quemarse, pero cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente, se produce una combustión incompleta del combustible y se forma monóxido de carbono. Es un gas sumamente peligroso porque es difícil de detectar: es inodoro, incoloro, insípido y no irrita y es el causante de un importante numero de muertes todos los años en el país.

Ventilación y llama

Ahora bien, para prevenir estas intoxicaciones hay que tomar en cuenta una serie de consejos: el primero de ellos es mantener una ventilación permanente de los ambientes y verificar que no estén obstruidas las rejillas de ventilación. Dejar siempre una rendija abierta para que circule y se renueve el aire. Además, asegurar que los conductos de evacuación de gases y chimeneas no estén obstruidos ni desconectados.
También, el color de la llama siempre debe ser azul con los extremos transparentes. Una llama amarilla o anaranjada indica mal funcionamiento de los artefactos y es la señal de alarma más notoria que existe para detectar un problema en forma temprana.
No hay que utilizar el horno o las hornallas para calefaccionar ya que consumen mucho oxígeno del ambiente y no fueron diseñadas para ese fin. Además, es importante mantener las hornallas de la cocina limpias de líquidos y alimentos porque eso obstruye los quemadores y genera una mala combustión.



Verificaciones

A la hora de elegir un artefacto para calefaccionar, es importante tener en cuenta que está prohibido el uso de cualquier artefacto que no sea de tiro balanceado en dormitorios y baños. En aquellos ambientes en donde funcionan artefactos de cámara abierta, son obligatorias las rejillas de ventilación permanentes y solo se deberán instalar artefactos aprobados por los institutos avalados por el ENARGAS. Adicionalmente, los artefactos deberán contar con válvula de seguridad y ser instalados en forma fija. Tampoco está permitido el uso mangueras de goma dada su peligrosidad.
Es importante verificar periódicamente con instaladores matriculados el funcionamiento de los artefactos a gas, sus conductos de evacuación y las ventilaciones, sobre todo cuando bajan las temperaturas, ya que se ponen en funcionamiento las fuentes de calefacción luego de largos períodos sin uso, y además se tiende a minimizar la ventilación de los ambientes.

Síntomas y reacción

Frente a una intoxicación, los síntomas que se producen son similares a los de una gripe o malestar estomacal, lo que hace muy difícil su adecuada identificación. Una intoxicación leve se manifiesta con debilidad, cansancio y tendencia al sueño; dolor de cabeza, náuseas y vómitos; dolor de pecho y aceleración del pulso en la primera fase. Una intoxicación grave, producida en función del tiempo de exposición a este gas y de la concentración en el ambiente, puede producir temperatura corporal baja; inconsciencia, respiración irregular, convulsiones, pulso lento y/o irregular, tensión arterial baja, y hasta paro respiratorio.
Ante una emergencia, en primer lugar, hay que dar aviso inmediato al sistema de emergencias de la zona. Retirar a la persona intoxicada del ambiente contaminado, trasladándola a un área libre de gases tóxicos, preferentemente al aire libre. Mantener a la persona abrigada y recostada. Si la persona está inconsciente, tomarle el pulso y cerciorarse de que respire. En caso de que haya tenido un paro respiratorio, se deberá practicar reanimación cardio-pulmonar y asegurarse que la ambulancia se encuentre en camino.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS