DICTARON EL CURSO "LA PROPIEDAD INDUSTRIAL COMO RECURSO DE INVESTIGACIÓN"

El CENPAT celebra el Día Internacional de la Propiedad Intelectual con capacitaciones


Cada 26 de abril se celebra el Día Mundial de la Propiedad Intelectual con el fin de dar a conocer la función que desempeñan los derechos de propiedad intelectual (PI) en el fomento de la innovación y la creatividad.
Las pequeñas y medianas empresas son las protagonistas este año de la fecha conmemorativa. El director general de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, Daren Tang, las califica de “héroes silenciosos” de la economía mundial al afirmar que constituyen un motor de crecimiento en un mundo posterior a la pandemia.
Tang señaló que las pymes conforman el 90 por ciento de las empresas de todo el mundo y constituyen el 70 por ciento del empleo mundial. Por ese motivo, el Día Mundial de la PI de 2021 tiene como lema “La PI y las pymes: para que las ideas lleguen al mercado”.

Acciones en la región

En tal sentido, las Oficinas de Vinculación Tecnológica (OVT) del CCT CONICET-CENPAT y el CCT CONICET-BAHÍA BLANCA, organizaron y dictaron durante el mes de abril el curso “La Propiedad Industrial como Recurso de Investigación” a cargo de profesionales especialistas en la temática: Karina Fernández y David López Villegas, de Puerto Madryn y Bahía Blanca respectivamente.
“En el curso nos enfocamos hacia la propiedad industrial como recurso de investigación, brindando herramientas para que científicos y científicas puedan buscar documentos de patentes e interpretar dichos documentos. Esta fuente de información, complementaria de los documentos científicos, permite optimizar tiempo y recursos. Además capacitamos sobre las distintas formas de protección para que un desarrollo pueda llegar al mercado, aspectos a considerar y procedimientos internos de CONICET”, afirmó Fernández.

Optimizar recursos

Se calcula que del 60 al 80 por ciento de la información técnica del mundo se encuentra solamente en documentos de patentes. Millones de dólares son malgastados cada año en investigación que ha sido publicada en literatura de patente. Por ello el curso proponía al personal científico optimizar tiempo y recursos, utilizando eficazmente la propiedad industrial como herramienta de investigación. “Si hace siete años atrás hubiera tenido las herramientas con las que nos dotaron en el curso, hubiera podido patentar un proceso nuevo, bastante original que habíamos desarrollado con mi director de tesis de doctorado”, declaró uno de los participantes del curso.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS