PROYECTO PARA TRANSFORMARLA EN HIDRÓGENO

La basura plástica podría usarse como combustible


Como en la escena de la película de Volver al Futuro, cuando el “profesor” cargaba con cáscaras de banana y basura el motor del De Lorian, un proceso desarrollado por científicos de la Universidad de Swansea asegura que los desechos plásticos podrían usarse como combustible para automóviles. Ya que han logrado transformar el plástico no deseado en hidrógeno, que a su vez podría usarse para hacer funcionar automóviles.

Proceso innovador

Moritz Kuehnel, del departamento de química de la Universidad, le explicó a la cadena británica BBC cómo se agrega material absorbente de luz al plástico, antes de que se coloque en una solución alcalina y luego se expone a la luz solar, que crea hidrógeno, explica el centro universitario en un comunicado. Asegurando que este proceso podría ser más barato que reciclar porque se puede usar cualquier tipo de plástico y no necesita ser limpiado primero.
“Cada año se usa mucho plástico, miles de millones de toneladas, y solo una parte se recicla. Estamos tratando de encontrar un uso para lo que no se recicla”, dijo.
La mayoría de las botellas de plástico están hechas de PET (tereftalato de polietileno) que puede reciclarse, pero a menudo terminan siendo quemadas o arrojadas al vertedero. “Pero incluso si lo recicla, tiene que ser muy puro, por lo tanto, solo PET, nada más mezclado con él … y debe estar limpio, sin grasa, sin aceite”, aseguró Kuehnel.
“Potencialmente necesitas lavarlo, que es muy caro, e incluso si haces todo eso, el plástico que obtienes no siempre es tan bonito como el material virgen”. Y añadió: “La belleza de este proceso es que no es muy exigente. Puede degradar todo tipo de desechos. Incluso si hay comida o un poco de grasa de una tina de margarina, no detiene la reacción, la mejora”.
“El proceso produce gas de hidrógeno. Puedes ver burbujas saliendo de la superficie. Puedes usarlo, por ejemplo, para alimentar un carro de hidrógeno. Sin embargo, advirtió que extender el proyecto a nivel industrial podría estar a años de distancia”.
Kuehnel agregó que el trabajo, financiado por el Consejo de Investigación de Ingeniería y Ciencias Físicas y una compañía petroquímica de Austria, también había mostrado cómo los restos del plástico podrían reciclarse para fabricar plástico nuevo.
Solo una parte de PET se utiliza para producir el hidrógeno y el dióxido de carbono; la otra parte permanece intacta y permanece en la solución. “Obtenemos el combustible de hidrógeno y obtenemos un químico que podemos usar para hacer plástico nuevo. No hacemos un plástico nuevo, usamos solo la mitad del material para hacer plástico nuevo y el resto se puede reciclar”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS