DESGARRADORA POSTAL DEL INCENDIO QUE YA ARRASÓ CON MÁS DE 40.000 HECTÁREAS

En primera persona: “Mucha gente veía llorando, desde la ruta, cómo perdía todo”


Como si se tratara de una referencia inevitable a las “Ruinas circulares” de Jorge Luis Borges, los incendios que azotan buena parte de la cordillera de Chubut y que se repiten año tras año evocaron, esta semana, consecuencias no sólo en lo material, sino también en el estado de ánimo individual y colectivo de cientos de familias que vieron sus viviendas arrasadas por las llamas.
“Negligencia o intencionalidad”, fue una de las hipótesis que arrojó el jefe comunal de una de las localidades afectadas; sin embargo, los testimonios de los principales damnificados dan cuenta de las pérdidas irreversibles de quienes “observaban, llorando desde la ruta, cómo sus casas eran consumidas por el fuego”, según expuso uno de los vecinos de la Comarca Andina, Emiliano Medina, en diálogo con AzM Radio.

Realidad en primera persona

Medina relató la apremiante situación que atravesó uno de sus familiares, precisamente su tía, durante los incendios que afectaron al menos cinco localidades chubutenses y que, al momento, devoraron más de 40.000 hectáreas si se contabilizan las áreas afectadas de las provincias de Chubut y Río Negro.
La damnificada residía en una vivienda propiedad de una de sus amigas, “que la había dejado a su cuidado desde hacía un tiempo y donde vivía con sus dos hijos en El Hoyo”, precisó el vecino en relación a la construcción que, en pocos minutos, fue reducida a cenizas por el efecto de las llamas, hecho que la pareja de la mujer documentó y expuso a través de las redes sociales.

“No podíamos comunicarnos”

“El incendio devoró todo, no solo esa casa sino la de muchos vecinos de la zona de Las Golondrinas, un lugar que queda en un punto medio entre varias localidades como El Bolsón, Lago Puelo y El Hoyo. El fuego avanzó rápido porque había mucho viento y fue una casualidad que mi tía se había venido a El Bolsón con su nene y con un par de nenes que estaba cuidando, porque allá se veía mucho humo y no podíamos comunicarnos”, contó Medina en diálogo con AzM Radio.

“Se quedaron con lo puesto”

Asimismo, el vecino de El Bolsón precisó que “no sabíamos dónde estaba su pareja, Fabián, que fue el que grabó con sus nervios el video ya que no podía creerlo y no sabía qué hacer: lo esperamos en nuestra casa y llegó alrededor de las dos de la madrugada, destrozado y sin poder hablar ni comer, deshidratado” y agregó que “se quemaron todas sus pertenencias y las de nuestros primos, sin mencionar animales y mascotas que desaparecieron, se quedaron con lo puesto”.

“No sabíamos dónde estaba”

Por otra parte, Medina expuso que “al igual que mi tía, muchos vieron desde la ruta cómo se les quemaba todo; nosotros no sabíamos qué podía pasar porque muchos conocidos estaban incomunicados y no teníamos idea dónde estaban” y detalló que, en el caso de su tía, “desde las 8 de la noche (del martes) hasta las 2 de la madrugada no sabíamos dónde estaba”.

Llamado a la concientización

La damnificada, una de las tantas en la Comarca Andina, “es enfermera de muchos años, muy conocida en El Hoyo, y lo cierto es que ahora no sabemos qué hacer, viralizamos el video para que la gente lo vea, ya que pareciera que algunos no contemplaban bien lo que pasaba”, reflexionó el vecino, agradeciendo “a quienes nos preguntaron, a través de nuestras cuentas personales en redes sociales, qué necesitábamos, qué faltaba y demás; hay gente que necesita mucho”.

“Esto pasa todos los años”

Por su parte, Julieta, la pareja de Emiliano, señaló que “todos los años hay incendios intencionales, de hecho lo que ocurrió el martes por la noche fueron muchos focos distantes unos de otros, donde a algunos le pagan unos pesos para que ocasionen estos destrozos” y, consultada sobre esto último, planteó que “debe ser por los terrenos; como son reservas forestales se cuidan y protegen, pero una vez que se prenden fuego esas tierras quedan en manos del gobierno, pasó y viene pasando desde hace años, yo creo que es así y mucha gente también”.

Miradas perdidas en la ruta

“Si no llovía, el fuego seguía y quemaba toda la localidad de El Hoyo”, recalcó la vecina de la localidad cordillerana, apuntando que “estábamos preocupados porque se había cortado la comunicación la noche del martes y ella no encontraba a su pareja; uno de los chicos, Ramiro, se dio cuenta de la magnitud de lo que ocurrió cuando llegó su papá y mostró el video; se lamentaban por el hecho de tener que ‘volver a empezar’, mientras que uno de los chicos se acordaba de cada juguete que tenía y que se quemó, no dormimos en toda la noche”.
El relato continuó de manera desgarradora: “Mucha gente observaba en la ruta, llorando, cómo perdía todo”, señaló Julieta, concluyendo que “mucha gente se quedó con lo puesto”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS