Se robaron los cables


El Instituto Provincial de la Vivienda tenía todo previsto para hacer entrega de 20 viviendas en la ciudad de Trelew. Sin embargo, debieron posponer el acto hasta nuevo aviso, porque se robaron todos los cables de electricidad a las viviendas y era imposible habitarlas. Los adjudicatarios que se quedaron con el camión de mudanza en la puerta, tampoco recibieron certeza acerca de cuándo les entregarán finalmente la casa, puesto que hay que reponer los cables y hacer nuevamente todas las conexiones. Los adjudicatarios, “curados de espanto”, como reza el dicho popular, pidieron por un sereno para que cuide las viviendas ya que se pueden robar las puertas, ventanas, sanitarios, e incluso temen que las ocupen de manera irregular. Ante la novedad, no faltó quien dijera, “que manden un sereno de los que ingresaron en el Tribunal de Cuentas para qué quieren tantos”, ironizó un dirigente opositor de lengua bífida.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS