Para muestra, un botón


Si uno apela a la frase popular, un solo hecho o argumento, de entre los muchos que se podrían citar, resulta representativo de lo que se expresa, He aquí que la vuelta a clases en Chubut excede al conflicto salarial. Cierto es que los trabajadores de la Educación advierten que sin salarios, no habrá clases. Uno podría suponer entonces que, si la próxima semana se cancela toda la deuda salarial, los estudiantes de Chubut estarían en las aulas el 1 de marzo. Sin embargo, también hay cuestionamientos al protocolo sanitario previsto para la presencialidad, y hay escuelas cuyos edificios no están en condiciones. Pues entonces podría uno suponer que con toda la deuda cancelada se puede apelar a las clases virtuales, pero resulta que en 2020, solo un 30% de los estudiantes pudo acceder de manera plena a la virtualidad debido a los problemas de conectividad, y algunas localidades del interior provincial ni siquiera está garantizada la energía eléctrica. He aquí un botón, en la Escuela 740, agrotécnica de Trevelin, la mitad de los baños no funcionan, el techo del establecimiento está dañado, están sin teléfono fijo y no tienen internet. Vale decir, es un riesgo que los alumnos asistan al establecimiento y si un docente quiere dictar clases virtuales desde la Escuela no puede hacerlo. La ministra de Educación de la provincia, Florencia Perata, visitó la Comarca Andina días pasados, pero parece que de nada de esto se enteró.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS