LUEGO DE QUE LA EMPRESA NO LOGRARA REUNIR QUÓRUM EN NINGUNA DE LAS SIETE ASAMBLEAS DE ACREEDORES

YPF sufrió su primer traspié en el megacanje de US$6200 millones


La oferta que presentó YPF para reestructurar US$6200 millones tuvo un primer traspié hoy, luego de que la empresa no lograra reunir quórum en ninguna de las siete asambleas de acreedores que realizó temprano en la mañana para modificar las cláusulas de concesión de las series de bonos que busca canjear.
«Debido a la falta de quórum necesario para sesionar, no fue posible abrir el acto en primera convocatoria y celebrar la misma», decía el comunicado que la petrolera presentó ante la Comisión de Valores (CNV). La empresa necesitaba la participación virtual de los tenedores del 60% del capital a reestructurar. Todavía puede convocar a una segunda asamblea, en la cual necesitará un voto afirmativo menor, del 50% del capital a canjear, para cambiar los contratos existentes.
Dado este panorama, YPF necesitará mejorar su oferta financiera si quiere reunir una adhesión importante para patear el vencimiento de US$413 millones que enfrenta el próximo 13 de marzo. Se trata de un bono que tenía un vencimiento original de US$1000 millones y que la petrolera ya refinanció en julio pasado, cuando logró un 58% de adhesión.
Sin embargo, luego de realizado el canje, el Banco Central le informó que no le dará los dólares necesarios para hacer frente al remanente de US$400 millones, por lo que la petrolera tiene tres alternativas: convencer a la entidad que le venda los divisas, mejorar la oferta para lograr una adhesión mayor o entrar en default, lo cual sería el peor desenlace no solo para YPF, sino para todas las empresas argentinas.
La oferta actual de canje voluntario está disponible hasta el 4 de febrero. YPF pidió posponer todos los vencimientos de capital e intereses por dos años, ofreciendo tres bonos a cambio: uno que vence en 2026, respaldado por el flujo de cobranza de exportaciones, y otros dos títulos, con vencimiento en 2029 y 2033, sin respaldo de exportaciones.
Al momento se formaron dos grupos de acreedores, que tienen entre el 20% y 25% del capital a reestructurar cada uno, que advirtieron que bloquearan el canje si no hay una mejora en la oferta.
Uno de los comités, en el cual se encuentran los grandes fondos Fidelity y Blackrock, es representado por el estudio White & Case, muy conocido en la Argentina, ya que también negoció la reestructuración de la deuda soberana con el ministro de Economía, Martín Guzmán; el canje de la provincia de Córdoba y generó que se presentara una demanda en Nueva York contra Entre Ríos, tras no llegar a un acuerdo por el refinanciamiento de una deuda de US$500 millones.
Según indicó el estudio en un comunicado, los tenedores a los que representa son titulares de más del 25% del total de los bonos en circulación de YPF (US$1550 millones).
En paralelo hay otro comité de acreedores representados por los estudios de abogados Dechert LLP y DLA Piper Argentina. En total representan a los tenedores del 20% del total en circulación (US$1300 millones).


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS