LA MADRE ELEVÓ UN PETITORIO A LA FISCAL AL ADVERTIR QUE SUGANUMA PODRÍA FUGARSE

Piden prisión preventiva para el médico que mató a Ronald Guerra


El Diario | Rawson

A grito de “justicia” una multitud de vecinos de Rawson marcharon desde la plaza Güemes hasta el Ministerio Público Fiscal donde la mamá de Ronald Guerra, el joven atropellado por el médico Nicolás Suganuma, entregó un petitorio solicitando a la fiscal Florencia Gómez que detenga al conductor del vehículo al que se constatara que manejada con 1,22 de alcohol en sangre.
A nueve días de la muerte de Ronald Guerra vecinos de Rawson marcharon a la fiscalía pidiendo que el médico sea encarcelado.
La mamá del joven, Liliana Guerra expresó: “Les aseguro que con Ronald se hará justicia y hoy Nicolás si se quiere ir a Buenos Aires nadie lo puede detener, pero les aseguro que lo voy a perseguir y si es necesario empapelar el obelisco pidiendo justicia”.
El temor de Liliana es que Nicolás se escape “él se puede ir como si nada hubiera pasado y si ocurre eso tendré que buscar a su madre y hablar con ella porque si mi hijo hubiese sido el asesino yo misma lo hubiera entregado a la policía para que lo pongan en la cárcel porque siempre les inculque el respeto por el otro”.
Sostuvo que jamás escuchó que Nicolás como médico, con todas las notas que le hicieron, hablara de ayudar a la gente, “todo era él, jamás dijo que eligió esa carrera para ayudar a la comunidad, ese muchacho fue criado con mucho dinero, pero con un gran vacío y esta clase de personas no puede ejercer la medicina, no lo permitiré”.
Lamentó que la familia nunca se comunicara con ella y que ni siquiera les hayan dado las condolencias, “solo necesito que la justicia trabaje, que cumpla porque es la única manera de poder creer en ellos y comenzar a tener esperanzas”.
Insistió que su “Nicolás Suganuma lo mató a Ronald tendría que estar en la cárcel como merece, no puede ser que alguien mate a otro y quede libre, los malos deben estar encerrado y los buenos libres, pero aquí parece que es todo al revés. No soy violenta soy justa y pido justicia”.

Con Massoni

Guerra que luego de entregar el petitorio a la fiscal se reunió con el ministro de seguridad, Federico Massoni al cual le solicitó que acelere las cosas y que comience a trabajar para que todo el sector de la doble trocha donde ocurrió el accidente se ilumine y se remarque la calzada asfáltica.

Olavarria: “Está todo hecho”

La abogada de la familia Guerra, Gladis Olavarria le solicitó en sendas notas a la fiscal Florencia Gómez como al juez que detengan a Nicolás “sabemos que el juez no lo puede hacer si no tiene la orden de la fiscalía pero hemos cumplido con el trabajo que debió hacer la fiscal relatándole en el petitorio los hechos como ocurrieron e incluso le pusimos la clasificación jurídica, la fiscal puede también agregarle la calificación que ella pretende, homicidio culposo y nosotros sostenemos el dolo eventual”.
Olavarria insistió que en el petitorio está formulado el hecho y la calificación del mismo “por lo que ahora no existe argumento para que no solicite la apertura e investigación y la inmediata querella de prisión preventiva”.
Sostuvo que la fiscal Gómez debió participar con el perito oficial en la recolección de la evidencia, “primero dijo estar de acuerdo, pero después pidió esperar hasta el martes porque la defensa de Nicolás no podía acercarse, cosa que nos ofuscó porque se podía perder la evidencia, pero gracias a la presión de los medios de comunicación se pudo recolectar la evidencia”.
A la abogada le llama la atención la actitud de la fiscal que no quiso detener a Nicolás, “es una fiscal competente y si se equivocó está a tiempo de salvar el error”.

“No le tengo miedo a Gabalachi”

La abogada dijo que los defensores de Nicolás Suganuma “son Miquelarena y Gabalachi” y que éste último a pesar que de ser un abogado muy competente “me enfrente antes con Gabalachi y lo hare nuevamente, le tengo respeto y estamos en igualdad de condiciones, fui juez penal en Comodoro Rivadavia, tengo ocho becas internacionales, capacite a jueces penales de Buenos Aires, son las reglas de un juicio justo”.

Trabajo ah honorem

Ante una pregunta puntual sobre su participación, la abogada dijo que se involucró en esta causa el día en que Liliana salió a los medios y muy acongojada pidió la presencia de un abogado, “sus declaraciones me conmovieron y me puse a disposición, sólo me interesa que Liliana logre la condena justa por su hijo. Mi trabajo es ad honorem y me estoy haciendo cargo de los gastos del proceso”.


COMENTARIOS