PUTIN ANUNCIÓ QUE NO ESTÁ RECOMENDADA PARA MAYORES DE 60 AÑOS

Tras una jornada frenética, el Gobierno ratificó que traerá la vacuna rusa


El Gobierno nacional, con versiones encontradas, y anuncios contradictorios, en medio de las comunicaciones de larga distancia con la delegación argentina en Rusia, confirmó que traerá la vacuna. Las declaraciones de Vladimir Putin anunciando que no está recomendada para mayores de 60 años sumó dudas y desconfianza. La situación se dio un día después que Argentina se haya quedado sin acuerdos con Pfizer.
Tras varias horas de confusión en los despachos oficiales sobre cómo seguir, se confirmó el plan previsto: si no hay nuevos sobresaltos, 300.000 dosis dobles de la vacuna rusa llegarán la semana que viene a la Argentina de modo de comenzar a vacunar primero al personal médico, tal como se había fijado en el cronograma oficial. Y una vez que la vacuna se apruebe para mayores de 60, se inoculará ese grupo etario.
«Sigue el plan original», dijo el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Pablo Biondi tras varias horas de desorden. Eso fue porque trascendió una fuerte versión que indicaba que el avión partiría de la Argentina para buscar la vacuna rusa «una vez que estuviera aprobada» y que todo el plan quedaba supeditado a su autorización para mayores de 60 años. Eso, finalmente, se corrigió.

Putin sorprendió a todos

Putin -que el 7 octubre pasado cumplió 68 años- dijo en una extensa conferencia de prensa: «A la gente como yo la vacuna todavía no llega. Yo atiendo a las recomendaciones de nuestros especialistas y por eso por ahora no me he puesto la vacuna, pero lo haré sin falta cuando sea posible».
Los dichos del presidente ruso dieron lugar a intensas comunicaciones en Argentina. Primero, Carla Vizzotti, desde Moscú envió un mensaje a la Casa Rosada. «Hablamos con el Ministerio de Salud ruso, con el Fondo de Inversión Soberano (RDIF), con el Instituto Gamaleya y con el comité de expertos independientes. Ya terminaron los análisis. Para fin de año van a recomendar la vacuna para los mayores de 60», transmitió la viceministra de Salud.
Los dichos de Putin corrieron el velo de un estado de confusión que se arrastra desde el martes, cuando el ministro de Salud, Ginés González García puso en duda que la vacuna llegue antes de fin de año, mientras la comitiva argentina hacía esfuerzos en Moscú. Es que, se está trabajando a contrarreloj para conseguir una vacuna que todavía no culminó todas las formalidades de los ensayos clínicos y que todavía no tiene el visto bueno de la Anmat, que debe ponerle el sello final a la vacuna una vez que llegue al país.

Confusión

El trabajo que está haciendo la comitiva de funcionarios argentinos en Rusia cambia minuto a minuto. Así lo transmitió desde Moscú la asesora presidencial, Cecilia Nicolini. «Estamos trabajando para que lleguen antes de fin de año y estamos intentando que sea antes de Navidad. Pero hay muchos factores que deben combinarse: el desafío logístico, el desafío de producción y la autorización para garantizar la eficacia de la Sputnik V. «, dijo la funcionaria a C5N.
Fernández había asegurado: «El primero que se va a dar la vacuna voy a ser yo». El Presidente, sin embargo, tiene 61 años, por lo que el turno para vacunarse quedará supeditado a la aprobación para los mayores. Un importante funcionario de acceso directo a Fernández dijo a este medio: «En todos los países y con todas las vacunas la situación es dinámica. Pasa acá y en todo el mundo».


COMENTARIOS