Pase de factura


Si bien durante la ceremonia oficial mantuvieron diálogos breves por momentos, todo indica que la maniobra de este miércoles en torno al acto de entrega de sables a los nuevos oficiales de Policía, tuvo más un motivo. No sólo que el titular del Ejecutivo se mantiene en inmediaciones de la Casa de Gobierno para evitar los escraches, sino que esperó a que el acto estuviera armado para modificar la locación, como un modo de recordarle a Massoni, cuál es su sitio. Según trascendió, al Gobernador no le habría caído en gracia las declaraciones de su Ministro de Seguridad quien reconoció púbicamente que el sueldo de Policía “es magro”. Tal fue el enojo, que al ser consultado tras la ceremonia sobre el pago de los salarios, Massoni se limitó a decir que esa información corresponde al Ministro de Economía.


COMENTARIOS