No tan bárbaro…


Según dicen Arcioni y Antonena, el ahorro financiero hasta el 2023 provee un alivio que permitiría estabilizar las cuentas fiscales provinciales. La Provincia tiene proyectado llegar a un superávit primario de 55 millones de dólares en el año 2023, y aseguran que con la reestructuración de la deuda, se ahorran 169 millones de dólares en pagos de amortizaciones e intereses hasta el año 2023. Nada se sabe acerca del plan de achique del gasto público; si se toma como ejemplo el Presupuesto 2021, se prevé un ajuste a partir del cierre de carreras de Nivel Superior, que esta misma semana Arcioni aseguró que no daría de baja. Si el plan para reducir el déficit fiscal es tan endeble como el Presupuesto para el próximo año, las posibilidades de salir de la crisis, están muy lejos de ser realidad. Con la renegociación, a partir de 2024, los montos a pagar por la deuda, serán mucho más elevados, pero serían un problema de otro.


COMENTARIOS