ASÍ LO ASEGURAN DESDE LA OMS

No hay pruebas que la nueva cepa agrave la enfermedad


El Diario | Salud

Desde que se dio a conocer que en el Reino Unido y en Sudáfrica surgió una nueva cepa del coronavirus, que podría llegar a ser mucho más contagiosa que la original, el mundo de la salud y de la ciencia se vio revolucionado, causando el cierre de fronteras de varios países europeos hacia Inglaterra.
En este marco, la Organización Mundial de la Salud está investigando el comportamiento y las consecuencias de las nuevas cepas del COVID-19. De momento, aseguran desde la agencia, que ya ha tenido varios traspiés en lo que va de la pandemia, parece que la primera es más contagiosa, pero no más mortífera; no obstante, recordaron que “el nuevo coronavirus es peligroso en todas sus formas”, por lo que se tienen que extremar las medidas de higiene que ya existen para detener la transmisión.

Sin cambio

De todas formas, desde la OMS expresaron que aún no tienen constancia de que las mutaciones agraven la enfermedad o afecten su respuesta a las vacunas. “Los virus mutan con el tiempo; eso es natural y esperado”, explicó su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y añadió: “La conclusión es que debemos suprimir la transmisión de todos los virus del SARS-CoV-2 lo más rápido posible. Cuanto más permitamos que se propague, más oportunidades tiene (el virus) de mutar. No puedo enfatizar lo suficiente, a todos los gobiernos y a todas las personas, lo importante que es tomar las precauciones necesarias para limitar la transmisión”.
Por su parte, la experta epidemióloga de la Organización, la doctora María Van Kerkhove, indicó que el 14 de diciembre el Reino Unido informó de la nueva variante B117 del coronavirus y añadió que las autoridades sanitarias del país, junto con la agencia de la ONU, se concentran en estudiar tres puntos del COVID-19: la transmisión, la morbilidad y la respuesta de los anticuerpos.

Más infecciosa, pero no más letal

Respecto a la transmisión, Van Kerkhove dijo que la nueva mutación parece tener un número de reproducción 0,4 mayor, por lo que el virus estaría pasando a ser más contagioso al subir del 1,1 al 1,5
Ese número de reproducción indica a cuántas personas puede contagiar alguien que esté infectado. Cuando el número está por encima del 1, la epidemia crece. No obstante, indicó que aún se está estudiando si esa mayor transmisión se produce por la mutación detectada en sí o por el comportamiento de las personas que podrían no estar siguiendo las reglas básicas de higiene y distanciamiento.
En cuanto a cómo afecta a la enfermedad, la doctora indicó que no existen pruebas de que su morbilidad sea mayor o que los casos producidos por la mutación sean más graves, “aunque se está estudiando”.

No parece afectar a las vacunas

Respecto a cómo reaccionan los anticuerpos y a si la nueva variante tiene efectos sobre las vacunas, Van Kerkhove destacó que el Reino Unidos ha informado de que no creen que impacte a la vacuna, aunque indicó que “está llegando mucha información y todavía se están haciendo estudios”.
Su compañero, el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan, extendió esa percepción a la mutación detectada en Sudáfrica cuando indicó que «ninguna de las variantes del SARS-COV-2” ha mostrado que no responda a la vacuna del COVID19.
La doctora Soumya Swaminathan, responsable del área científica de la Organización Mundial de la Salud explicó que todos los virus mutan y que unos lo hacen más rápido que otros.
“El de la gripe muta mucho y por eso hay que cambiar las vacunas. El SARS-COV-2 está mutando mucho menos que el de la gripe y ninguna variante ha impacto la susceptibilidad del virus a los fármacos o a la vacuna», añadió.

El sarampión es más infeccioso

La forma en la que se transmite la nueva cepa es exactamente la misma que la de las anteriores, a través de secreciones respiratorias en forma de gotas y aerosoles, indicaron los especialistas.
Por ese motivo, las medidas que pueden cortar la propagación son las mismas que se han empleado hasta ahora: mantener una distancia física de al menos dos metros, llevar mascarilla y lavarse frecuentemente las manos.
“Si el COVID19 se ha hecho un poco más eficaz, tenemos que trabajar más duro, pero se puede frenar. Hemos tenido virus con números de reproducción más altos que 1,5 y los hemos detenido. Puede provocar más casos, pero se puede detener con exactamente las mismas medidas”, explicó el doctor Ryan, después de recordar que el virus del sarampión es mucho más contagioso, con un índice de reproducción de entre 12 y 18 personas infectadas por cada una contagiada.
Van Kerkhove resaltó que “cualquier variante del SARS-CoV-2 es peligrosa”, por lo que reiteró el mensaje de mantener las medidas de higiene básicas y extremar las precauciones.

La variante de Sudáfrica

La mutación detectada en el país africano es distinta de la del Reino Unido, aunque hayan coincidido en el tiempo, según explicó Van Kerkhove, pero tanto ella como su colega Ryan indicaron que de momento no se tiene información de que sea más contagiosa, más grave o letal. Tampoco se tiene información de que no responda a las vacunas.
Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud también informó de que espera terminar la evaluación de la vacuna de Pfizer en los próximos días. Esa vacuna podría comenzar a distribuirse a través de la iniciativa COVAX a finales de enero.
La OMS está finalizando la autorización para uso de emergencia, que espera tener antes de finales de mes, y que permitiría registrar la vacuna más rápido en muchos países. También preparan una guía de recomendaciones para su uso.
“Esperamos poder empezar a distribuir la vacuna de Pfizer a través de la iniciativa COVAX en un número limitado de países a finales de enero o principios de febrero para vacunar a los trabajadores de la salud en países donde haya un riesgo alto de infección y para proteger a los sistemas de salud de verse sobrepasados y colapsar”, explicó la doctora Soumya Swaminathan.


COMENTARIOS