“BASTA LAURA, NO ME PEGUES MÁS”, ASEGURA QUE ESCUCHÓ ESA NOCHE

Un vecino complica a las acusadas por el homicidio de Rosa Acuña en Trelew


El Diario | Judiciales | Trelew

Continuando el juicio oral y público por el homicidio de Rosa Acuña en septiembre de 2018 en la ciudad de Trelew, se destacó el testimonio de un vecino.
El Ministerio Público Fiscal, representado por la fiscal general Griselda Encina, convocó para testimoniar a un vecino que refirió a lo que vivió aquella noche cuando se realizaba una fiesta en la casa de Laura Vargas.
Los jueces Gustavo Castro, María Tolomei y Mirta Moreno escucharon cuando el testigo indicó que había mucho ruido por lo que decidió llamar a la policía que vino de inmediato. Aseguró que pudo ver como Rosa y Laura salieron a responder a los efectivos que estaban en el patrullero, pero después siguieron como dos horas más y luego ya no escuchó más nada. Señaló que, al otro día en horas de la mañana, pudo ver cómo estacionaba un auto marcha atrás, y se veía a Laura junto a un muchacho y dos mujeres más: “Después de todo eso nos enteramos lo que pasó…”
Más adelante, indicó que tuvo temor junto a su familia, porque los habían amenazado con prenderle fuego la casa o agredirlos, pero lo principal fue cuando manifestó que sus hijas pudieron grabar gritos en esa noche después de la fiesta: “Basta Laura basta, no me pegues más…”, se escucha en los audios que constan como elemento de prueba.
Dijo que todo esto sucedió cuando se fue la policía, “las nenas me dijeron que se estaban peleando, y quedaron los audios y algún video aunque con lógicas deficiencias”, señaló el testigo.

Desde la fiesta

Otro de los testigos fue uno de los que asistió a la fiesta, el mecánico depuso ante el Tribunal, pero supuestamente, según señaló el defensor Sergio Rey, contradijo las declaraciones que hizo el 5 de septiembre de 2018, ya que en ese momento habló de una Rosa “conflictiva y cocorita”, y ahora sostuvo que Rosa era una persona normal con los altos y bajos de cualquier ser humano.
Otros testimonios tuvieron que ver con los procedimientos policiales realizados al momento del hallazgo y las pericias de policía científica. Uno de los oficiales convocados dijo que había ido en el patrullero ante el llamado por ruidos molestos de los vecinos y ratificó que tanto Rosa como Laura salieron a conversar, pero en estado de ebriedad. Solo llamaron la atención para que bajen la música y se pudo ver la presencia de varios autos y gente. Sostuvo que ir a ese domicilio era algo normal, ya que acostumbraban a ir en distintas situaciones: “ahí vivía Vargas con sus hijos y un hombre que luego fue detenido por causa de abuso, pero era común que nos llamaran y algunas veces por las peleas entre Rosa y Laura”, aseveró el oficial.
La jornada continuó luego de un extenso cuarto intermedio, previéndose la comunicación vía videoconferencia con algunos testigos con el objetivo de confirmar informes periciales y también se esperaba la exposición de audios y videos. Las partes se completan con el defensor Sergio Rey en representación de Laura Vargas, acusada de homicidio simple y Romina Rowlands defendiendo a Karen Campusano, Lorena Oyarzo y Luis Samusik, a quienes se les endilga el encubrimiento agravado, a partir de lo sucedido el 2 de septiembre de 2018 cuando fue hallado calcinado el cuerpo de Rosa Acuña. También actúa como querellante Federico Ruffa, en nombre de la madre de la víctima.


COMENTARIOS