RODRÍGUEZ APUNTÓ CONTRA UNA DE LAS ABOGADAS DEFENSORAS

Sobreprecios en obras de Educación: Cuestionan el pedido de cinco imputados


El Diario | Judiciales | Regionales

El fiscal Omar Rodriguez calificó como “abiertamente dilatoria” la actitud de la defensora de cinco de los imputados en la causa de los sobreprecios en obras para el Ministerio de Educación del Chubut que pidió más tiempo de plazo en el proceso penal porque no puede abrir en su computadora una pericia informática.

Se trata de la ex jueza comodorense y ahora defensora particular Gladys Olavarría que defiende a Daniel Schmidt, Félix Currumil, Roxana Pereira y Jorge Santucho. Todos junto a la ex ministra de Educación Graciela Cigudosa, se encuentran imputados en esa causa cuya investigación estaría en su etapa final, previa a la audiencia preliminar al juicio oral y público.

Olavarría presentó un escrito ante el juez de garantías Fabio Monti en el que afirmó que “no podía abrir el secuestro número 30”. Se trata de una de las pericias informáticas que realizaron los investigadores del Equipo Técnico Multidisciplinario de la Procuración General.  Sostuvo que “no tendría problemas en que los peritos del MPF, nos facilitaran el material pero como se encuentran en aislamiento por un caso de COVID 19 es que los mismos no se presentaran a trabajar durante el transcurso de quince días, por lo que solicitamos la suspensión del plazo del art. 294 hasta tanto la fiscalía pueda cumplir con lo informado y poner a disposición de esta parte la pericia del secuestro Nro. 30”.


 

 


Explicación del perito

Ante un pedido similar, el juez Fabio Monti logró que se reunieran los defensores de los imputados con el perito informático Guillermo Figueredo. Según el fiscal Rodríguez “el día 2 de noviembre concurrimos al área donde funciona el laboratorio informático. Ese día, a las 10 horas arribaron los defensores Andrés Meiztner (defensor de Cigudoza), Miguel Moyano y la doctora Gladys Olavarria. Allí nos encontramos con Guillermo Figueredo quien fue el responsable de extraer los datos de los soportes digitales en su momento”.

Agregó Rodríguez en su relato de oposición a que se prorroguen nuevamente los plazos de la audiencia preliminar, que “el informático (por Figueredo), en presencia de las partes mencionadas, les abrió el secuestro número 30. Les explicó la manera de ejecutar el programa para que vieran cómo funcionaba, que estaba todo bien, le volvió a efectuar una copia para asegurar que no tengan inconvenientes en el contenido extraído, etc. A su vez les advirtió que ese secuestro contiene mucha información, es muy pesado, y que si no tienen una máquina con buena capacidad de memoria el programa no se abrirá a través de la herramienta UFED. Sin perjuicio de ello, se le explicó a la defensora Olavarria que existe otra forma de abrir el secuestro, por medio del PDF, el cual permite acceder al contenido”.


COMENTARIOS