Sin resolución


Trabajadores del Instituto de Neurociencias Patagónicas (INPAT), afirman que este lunes se retirará a los últimos pacientes, y temen por sus fuentes laborales. Se trata de 140 empleados que quedarían en la calle, que quienes además se les estaría adeudando el 30% del sueldo de octubre y 100% de noviembre. La salida de los pacientes del Instituto, y la consiguiente pérdida de empleos, es el resultado de un conflicto que se suscitó entre el Inpat y la obra social SEROS. Si bien la responsabilidad de los trabajadores es de la empresa privada, las presuntas irregularidades que hubo detrás de este conflicto, dejaron expuesto entre otros, al secretario de Trabajo, Cristian Ayala, quien está cada vez más cerca de la puerta de salida del Gobierno.


COMENTARIOS