TRAS EL FALLO DE LA CORTE

Se sortean los jurados que evaluarán el concurso de Bruglia y Bertuzzi


El Diario | Judiciales | Politica | Regionales

El Consejo de la Magistratura sorteará esta semana los jurados que evaluarán a los postulantes para cubrir los cargos que ocupan de manera provisoria en la Cámara Federal los jueces Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi, según lo dispuesto por la Corte Suprema en su fallo sobre la legitimidad de sus traslados.
El jueves pasado, la Comisión de Selección del Consejo inició el procedimiento formal de llamado a concurso a los interesados en cubrir dos vacantes de la Sala I de la Cámara Federal, segunda instancia de los juzgados de Comodoro Py, para luego definir una terna que será elevada al Poder Ejecutivo.
Por siete votos a favor y uno en contra, en el mismo trámite, la Comisión quitó los cargos de origen de Bruglia y Bertuzzi de los concursos 366 y 389, ante la eventualidad de que los camaristas deban volver a sus tribunales anteriores al traslado.

El fallo de la Corte

La convocatoria al concurso fue en cumplimiento del fallo de la Corte sobre presentaciones conjuntas de ambos jueces, en el sentido que sus traslados eran provisorios y se debía convocar a un nuevo concurso.
Ahora se llamará a los interesados en participar del concurso, aunque antes deberá designarse por sorteo a los jurados que evaluarán a los postulantes, sobre un listado de juristas, académicos y profesores de Derecho con criterio y experiencia probada.
Según precisaron fuentes del Consejo consultadas por Télam, se buscará que el sorteo sobre el listado de especialistas se haga esta semana o, a más tardar, la próxima para cumplir con el compromiso público de darle celeridad al trámite constitucional.

El procedimiento

La convocatoria está abierta a todos los empleados del Poder Judicial que reúnan las condiciones exigidas, incluyendo a los propios Bertuzzi y Bruglia, y consta de tres etapas: un examen oral y escrito, una evaluación de antecedentes y una entrevista personal.
Promediando estos criterios, el jurado establece un orden de mérito, cuya terna ganadora se eleva al Poder Ejecutivo para que elija uno de ellos y, luego, el Senado dé su aprobación.
Este trámite complejo, desde que se convoca al concurso hasta que el magistrado asume el cargo suele durar entre dos y tres años, aunque el presidente del Consejo, Alberto Lugones, estimó que podría completarse en seis meses el de las vacantes de la Sala I.
Los magistrados con el traslado cuestionado, luego de pedir a la Corte una licencia de 30 días y una renovación por 5 días más, volvieron a la Cámara Federal y enviaron una nota al Consejo confirmando que van a concursar los cargos que vienen ocupando por traslado desde el 2018.
Además del día preciso del sorteo, el Consejo debe definir si lo hará de manera presencial o virtual, en función de la etapa sanitaria impuesta por la pandemia de coronavirus, pero también en base a la exigencia de transparencia de este concurso, especialmente sensible por sus connotaciones político-institucionales.
El procedimiento cumple con lo dispuesto por la Corte Suprema, que determinó que los traslados -mecanismo por el cual Bruglia y Bertuzzi pasaron del Tribunal Oral Federal 4 de esta capital a la Cámara Federal porteña mediante decreto del expresidente Mauricio Macri- son provisorios y que un magistrado se convierte en titular de un juzgado o una vocalía cuando atraviesa el concurso de rigor.
Por ello, ordenó que se abran nuevos concursos para sendas vacantes y que se les permita participar a los dos jueces en cuestión.

La opinión del Consejo

El Consejo de la Magistratura había señalado que los traslados de Bruglia y Bertuzzi, y otros ocho casos más, presentaban irregularidades, por lo que correspondía que consiguieran acuerdo del Senado si pretendían permanecer en los cargos.
Ante la negativa de Bruglia, Bertuzzi y del juez de tribunal oral Germán Castelli de presentarse en el Congreso, el Senado decidió no darles acuerdo y el Poder Ejecutivo consideró que debían deshacerse sus traslados y los jueces volver a sus tribunales de origen.
Esa decisión hizo que los tres jueces presentaran un pedido de «per saltum» ante el máximo tribunal.
En el caso de Castelli, la Corte emitió un fallo distinto y ordenó que se expida sobre el fondo de la cuestión la jueza de primera instancia del fuero Contencioso Administrativo, que había intervenido ante la medida cautelar presentada por el magistrado.


COMENTARIOS