LOS PROTOCOLOS FUERON REALIZADOS CON MESES DE ANTICIPACIÓN

La presencialidad en la Universidad de la Patagonia volvería recién en 2021


El Diario | Educacion | Regionales

Desde que inició la pandemia se suspendieron las clases presenciales en todos los establecimientos educativos de todos los niveles y de todo el país. La Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) no fue la excepción y hace ocho meses que está trabajando en clases virtuales y aún no se sabe a ciencia cierta cuándo regresarán las actividades presenciales.
En el marco de esta situación, El Diario dialogó con Demian Barry, delegado zonal en Puerto Madryn de la alta casa de estudios patagónica, quien recordó que “la adaptación fue muy temprana, porque los primeros días de marzo cuando ya teníamos noticias de la pandemia, inclusive antes de su declaración, la Universidad había comenzado a establecer algunos mecanismos que nos permitiera continuar con las clases de forma virtual”.

Conexión gratuita

En este sentido, insistió que al principio “teníamos más dudas que certezas” sobre el contexto vigente. Asimismo, resaltó que antes de que se mute hacia la virtualidad la UNPSJB ya contaba con un campus virtual por lo que “no fue tan complejo montar la virtualidad para todas las aulas. Obviamente sí fueron algunos cimbronazos porque fueron muchas materias de golpe, que se tuvieron que acomodar a su dictado virtual”.
“Para el mes de mayo ya teníamos montada nuestra propia plataforma para conferencias, lo que nos permitió que los estudiantes pudieran acceder a un dominio .edu.ar, ya que se hizo un convenio con las empresas de telefonía celular para que no les cobraran a los estudiantes que se conectaban a estos dominios. Esto se hizo para todos los niveles educativos”, precisó Barry.
Al respecto, cabe destacar que también se realizaron becas para mejorar los paquetes de datos a los que acceden los estudiantes para poder navegar en otras páginas que estén al margen del dominio .edu.ar.

El 20% quedó excluido de la virtualidad

En tanto que explicó que, al margen de estas medidas, es esencial que los alumnos cuenten con un teléfono móvil o algún instrumento como para poder acceder a las clases virtuales. Al respecto, remarcó que “es verdad que no todos pudieron acceder de la misma forma”.
Al ser consultado sobre los porcentajes de estudiantes que quedaron al margen del dictado de clases habituales, el delegado zonal en Puerto Madryn de la UNPSJB especificó que “el sistema universitario, al no ser obligatorio, es bastante distinto a los porcentajes del sistema medio o primario”.
“Nosotros tuvimos un 20% de dificultades de conexión, que es una cifra importante. También tenemos las estadísticas de abandono normales, que se dan en la presencialidad y también en la virtualidad. Por suerte, no ha sido tan alto como hubiéramos pensado”, detalló.

Vuelta a la presencialidad

En otro orden, Barry se pronunció respecto a la posibilidad de que regresen las clases presenciales e indicó que el Ministerio de Educación delegó a las provincias y a los municipios la decisión de la vuelta a las actividades. En este mismo sentido, aclaró que todas las universidades deben tener elaborados y aprobados los respectivos protocolos para que esto ocurra.
“Nosotros con los protocolos venimos trabajando desde abril y mayo, muy tempranamente, y hace 15 días o tres semanas ya se elevaron todos nuestros protocolos. Primero a Provincia, donde la semana pasada ya fueron visados, y ahora tienen que ir al Ministerio de Educación de la Nación para terminar de ser aprobados”, apuntó.
En cuanto a las precisiones de los mismos, remarcó que se trata de cuatro etapas: la primera fue el edificio cerrado y sin gente trabajando; la segunda, que es la actual, consiste en el desarrollo de las tareas esenciales; la tercera está pensada para los exámenes finales presenciales, pero no todos sino que para las personas que tengan problemas de conectividad; en tanto que la cuarta refiere a la presencialidad de clases pero con capacidades limitadas.
Por último, Barri dijo que para el retorno a la presencialidad habría que pensar recién en 2021 y también estar atentos a la situación epidemiológica que atraviese la localidad de Puerto Madryn en el momento correspondiente.


COMENTARIOS