LOS DISTRITOS NO PODRÁN INCREMENTAR EL STOCK DE DEUDA NOMINADA EN MONEDA EXTRANJERA

La Casa Rosada negocia con las provincias un nuevo consenso fiscal


El Diario | Nacionales | Politica

El Gobierno vuelve a poner sobre la mesa la discusión de un nuevo consenso fiscal para tentar a las provincias con la requerida y esperada suspensión de rebaja de impuestos, que se convertiría en una bocanada de aire fresco en el marco de la crisis económica y la caída de la recaudación producto de la pandemia por coronavirus. A cambio, la Casa Rosada les reclama a las dos gobernadoras y a los 22 gobernadores el apoyo explícito en el Congreso para aprobar el impuesto a las grandes fortunas, pone un tope al endeudamiento de las jurisdicciones y reclama que los distritos frenen los juicios relativos a la Coparticipación Federal, las transferencias corrientes y el envío de fondos.
La propuesta del gobierno de Alberto Fernández es prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2021 la suspensión de dar de baja tributos provinciales, como el impuesto a los sellos y aquellos que gravan la transferencia de combustible y energía. De esa manera, congelaría lo dispuesto por el consenso fiscal de 2017, que firmó Mauricio Macri con las provincias.

Negociaciones en marcha

La Casa Rosada ya había modificado en diciembre este convenio, bautizado por el macrismo como Acuerdo para un Nuevo Federalismo. En ese entonces, en el prólogo de la gestión Fernández, las autoridades provinciales recibieron con una sonrisa de oreja a oreja el aval para suspender la disminución paulatina de la alícuota de Ingresos Brutos, entre otros tributos.
El diálogo con los mandatarios para modificar lo que queda del consenso fiscal 2017 comenzó hace días de la mano del ministro del Interior, Eduardo de Pedro. El grueso de los gobiernos provinciales oficialistas se inclina por respaldar el texto, que sigue bajo estudio, y sumarse a la foto con el Presidente. Sin embargo, hay un debate intenso entre los cuatro gobernadores de Juntos por el Cambio.
a fines de 2019, el póker de los mandatarios opositores se unificó para que sus representantes en la Cámara de Diputados y en el Senado acompañasen el proyecto del Gobierno. A un año de esa negociación y con las nuevas condiciones sobre la mesa, Horacio Rodríguez Larreta (Ciudad de Buenos Aires), Gerardo Morales (Jujuy), Gustavo Valdés (Corrientes) y Rodolfo Suárez (Mendoza) buscan mantener la sintonía y conversar en bloque con el Gobierno.

Las condiciones

En paralelo al gesto hacia las provincias para que merme la caída de la recaudación, el protoproyecto de consenso fiscal 2020 (segunda versión) plantea una contraprestación que ya sacude la interna de Juntos por el Cambio.
El Gobierno propone que, para que avance el alivio fiscal, debe aprobarse, antes del 31 de diciembre de 2020, el proyecto que establece por única vez un impuesto a las grandes fortunas, una iniciativa que lleva meses de debate público, sigue congelada en Diputados y generó un tembladeral en Juntos por el Cambio.
Además, el oficialismo deja por sentado que las jurisdicciones deben abstenerse (por dos años) de presentar demandas o continuar los juicios en curso por el régimen de coparticipación, fondos y transferencias que la Nación gira a cada una de ellas. La oposición, específicamente el PRO, puso el grito en el cielo, porque lo considera un dardo directo hacia Rodríguez Larreta, que presentó un amparo ante la Corte de la Nación para frenar el drenaje de fondos. En paralelo, la Ciudad demandó al Estado porque plantea como «inconstitucional» el recorte de la coparticipación porteña por medio de un decreto simple.
La cláusula no puede sorprender a la Ciudad ni a ninguna otra jurisdicción, ya que lo mismo firmaron en 2017 con Macri. En aquel entonces, el punto sobre «Procesos judiciales» exigía a las provincias abstenerse de iniciar procesos judiciales por coparticipación, desistir de los ya iniciados y, en particular, frenar la judicialización del reclamo por el fondo del conurbano bonaerense.

Frenar los endeudamientos

Por último, la Casa Rosada busca fijar límites al monto de endeudamiento de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires. En el anteproyecto, se lo plantea como «endeudamiento responsable» y establece que los distritos no podrán incrementar el stock de deuda nominada en moneda extranjera respecto a los valores registrados al 31 de diciembre de 2020”. Además del veto a endeudarse en dólares, se prohíbe la refinanciación en pesos argentinos de deuda tomada en dólares.
Según un informe de la agencia Letra P, el diálogo está «encaminado» con la enorme mayoría de las provincias, oficialistas y opositoras, pero empantanado con la Ciudad -en particular, por el reclamo sobre el punto de coparticipación que la Nación recortó en septiembre- y también con Mendoza, el distrito de relación más compleja con la Casa Rosada. El Poder Ejecutivo enviará el proyecto al Congreso en los próximos días para que sea aprobado antes de fin de año.

Venció el canje de deuda de la Provincia de Buenos Aires

Este viernes, expiró el período de presentación de órdenes para el canje de deuda en bonos de la Provincia de Buenos Aires, emitidos bajo legislación externa por u$s 7.150 millones venció hoy. De esta manera, el gobierno de Axel Kicillof debe definir en la eventualidad sobre cómo continuará la operación. Más temprano, el ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López, había explicado que se prevé emitir nueva deuda por unos 64.448 millones de pesos en el mercado local a lo largo de 2021 para financiar el déficit fiscal.
Cabe recordar que justamente la cartera bonaerense de Hacienda y Finanzas había extendido hasta este 6 de noviembre el plazo. En aquella oportunidad, se indicó que la Provincia planeaba continuar las conversaciones con los acreedores, con el objetivo de alcanzar un acuerdo que «respete la capacidad de pago y el marco de sostenibilidad de la deuda pública», de acuerdo a lo informado por la agencia NA.


COMENTARIOS