BÁSQUET

El coach Picatto se refirió a su nuevo cargo en la Selección Argentina


El Diario | Deportes

El nuevo DT de la Selección Argentina de Básquetbol, Gabriel Picatto, dialogó con el área de prensa de la Confederación Argentina de Básquetbol donde se refirió a diversas cuestiones sobre su ahora nuevo rol como coach principal.
Explicó quedar “totalmente sorprendido” por su elección y pone el foco en la continuidad del proceso y el equipo de trabajo al decir que “el todo jerarquiza más que la persona”.

La continuidad de un proceso

El entrenador de la Selección Argentina de Basquetbol, Gabriel Picatto, habló con el área de prensa de la CABB y se expresó al respecto de sus ahora nuevas funciones; que pasaron a ser de Asistente del saliente Sergio Hernández, a ser coach principal.
Gabriel Piccato lleva horas como nuevo head coach de la Selección, pero nada ha cambiado, ni su forma de pensar ni de actuar. Está orgulloso, claro, y disfruta de esta designación, pero a su manera, bajando el mensaje con el que se siente más cómodo y ya pensando en cómo hacer su trabajo lo mejor posible.
“Estoy tratando de organizar milimétricamente cada día para poder cumplir con ambas funciones (NdeR: ser coach de Hispano Americano en la Liga Nacional y cabeza principal del staff del seleccionado mayor), sobre todo en estos pocos días que quedan hasta la ventana de FIBA”, explica este santafesino de 48 años que, en varios sentidos, se presente como un hombre contracultural (para dar un ejemplo, no tiene redes sociales).

-¿Esperabas la designación o te sorprendió?
-Quedé totalmente sorprendido. Entendía la situación de incertidumbre que existía en torno a la elección y mi mente estaba puesta en prestar la colaboración que el staff necesitara. Pero en ningún momento pensé que me tocaría a mí. Ahí te demuestra que la vida te depara sorpresas…

-¿Quién te dio la noticia y qué sentiste cuando te la comunicaron?
-Me llamó Fabián Borro en nombre de la institución que preside, mientras yo estaba en mi habitación. Y lo que sentí, en ese momento, fue más obligación que disfrute, se me vino el tener que responder a semejante responsabilidad… La alegría fue posterior, en las horas siguientes. Pero, por una característica de mi personalidad, lo primero que me vino a la conciencia fue la alta responsabilidad que asumía en ese instante.

-Entonces ya sentiste la presión del cargo. ¿No es que estás relajado porque ya conocés el proceso, los jugadores, y hay una forma de jugar y vos tenés mucha experiencia en la dirección técnica?
-No, claro, siento ese cosquilleo, esa responsabilidad, de querer hacer bien al trabajo y de estar a la altura de la función. Sería de mal profesional tomármelo a la ligera. Todos queremos hacer bien nuestro trabajo, en el rol que nos corresponda, y en éste más aún. Por suerte, una clave, para mí muy importante, es sentirme protegido y respaldado por el staff.

-¿Qué significa en tu carrera una designación tan trascendente?
-Es una grandísima oportunidad, no hay dudas. Un desafío muy importante en mi carrera. Pero, más allá de eso, prefiero focalizar en que esto es consecuencia de muchas muy buenas oportunidades que me dieron y que ha dependido de muchos factores. Hay mucha gente que tengo para agradecer: a las autoridades de la CABB, por supuesto, pero también a muchas personas que han estado involucradas a lo largo de mi carrera y sin ellos no estaría acá. Creo que cosas así trascienden lo individual.

-¿Qué considerás que es lo más importante de esta determinación que tomó la Confederación Argentina?
-Claramente lo más importante es la continuidad de un proceso. Y el coraje que tuvieron los dirigentes de la institución para mantener vigente este proyecto. Ese tipo de ejemplos no suelen ser comunes en las nuevas dirigencias que llegan a un lugar. Generalmente traen a su gente y descartan lo que está, con lo que siempre hay que empezar de nuevo. No es éste el caso. Se decidió por la unión y no por la división. Como hay veces que existe gente que es crítica cuando pasa lo contrario, ahora no podemos dejar de reconocer esto que han hecho.

-¿Notás dificultades para cumplir con tus dos trabajos en estos días que tendrás un poco más de superposición de responsabilidades?
-No. Ya estoy tratando de optimizar el tiempo y la concentración, y eso se logra organizando milimétricamente el día. De esa manera, uno le da el peso necesario, a cada cosa, en su debido momento. En el tiempo no se puede sostener, pero por estos meses no habrá problemas.


COMENTARIOS