DESCUBRIERON UNA NUEVA ESPECIE DE ANTIGUOS CINODONTES

Animalito e’ dios


El Diario | Contra Tapa

Los fragmentos fosilizados de la mandíbula de una criatura parecida a una rata, encontrados en el Parque Nacional del Bosque Petrificado en Arizona el año pasado por un candidato al doctorado de la Facultad de Ciencias de la Universidad Tecnológica de Virginia, pertenecen en realidad a una especie de cinodonte recientemente descubierta, de 220 millones de años de antigüedad y precursora de los mamíferos de hoy en día.
El hallazgo de esta nueva especie, Kataigidodon venetus, fue publicado en la revista Biology Letters por el autor principal Ben Kligman, un estudiante de doctorado del Departamento de Geociencias.
“Este descubrimiento arroja luz sobre la geografía y el entorno durante la evolución temprana de los mamíferos”, dijo Kligman. “También se suma a la evidencia de que los climas húmedos jugaron un papel importante en la temprana evolución de los mamíferos y sus parientes más cercanos. El Kataigidodon vivía junto a dinosauromorfos y posiblemente dinosaurios primitivos relacionados con Coelophysis – un pequeño depredador bípedo – y Kataigidodon era posiblemente presa de estos dinosaurios primitivos y otros depredadores como los cocodrilomorfos, pequeños depredadores cuadrúpedos parecidos a los coyotes emparentados con los cocodrilos actuales”.
Kligman añadió que encontrar un fósil en las rocas del Triásico que forma parte de los Cynodontia, que incluye primos cercanos de los mamíferos, como el Kataigidodon, así como verdaderos mamíferos, es un evento extremadamente raro en América del Norte. Antes del descubrimiento de Kligman, el único otro fósil inequívoco de cinodontes del Triásico Tardío del oeste de América del Norte fue el descubrimiento en 1990 de un cráneo de Adelobasileus cromptoni en Texas. Nótese que hace 220 millones de años, los actuales Arizona y Texas estaban situados cerca del ecuador, cerca del centro del supercontinente Pangea. Kataigidodon habría estado viviendo en un exuberante ecosistema de bosque tropical.
Kligman hizo el descubrimiento mientras trabajaba como paleontólogo en el Parque Nacional del Bosque Petrificado en 2019. Las dos mandíbulas inferiores fósiles de Kataigidodon fueron encontradas en la Formación Chinle del Triásico Superior. Debido a que solo fueron descubiertas las mandíbulas inferiores y son bastante pequeñas – media pulgada, el tamaño de un grano de arroz mediano – Kligman solo tiene una semi-imagen de cómo se veía la criatura, con aproximadamente 9 cm de tamaño total del cuerpo, menos la cola.
Junto con los fósiles de mandíbula, Kligman encontró dientes incisivos, caninos y postcaninos complejos, similares a los de los mamíferos de hoy en día. Dada la forma puntiaguda de sus dientes y su pequeño tamaño corporal, probablemente se alimentaba de una dieta de insectos, añadió Kligman. ¿Por qué se encuentran comúnmente fósiles de mandíbulas, incluso entre pequeños especímenes? Según Kligman, el registro fósil está “sesgado” hacia la preservación de los huesos más grandes y robustos de un esqueleto. Los otros huesos más pequeños o más frágiles – costillas, brazos, pies – desaparecen.
Kligman llevó a cabo el trabajo de campo, la preparación del espécimen, la exploración por TAC, la concepción y el diseño del estudio y la redacción del manuscrito. Añadió que él y sus colaboradores solo descubrieron que los fósiles eran de una nueva especie después de revisar el conjunto de datos de tomografía computarizada de las mandíbulas y compararlo con otras especies afines.
“Probablemente se habría visto como una pequeña rata o ratón. Si lo vieras en persona pensarías que es un mamífero”, añadió Kligman. ¿Tiene piel? Kligman y los investigadores con los que trabajó para identificar y nombrar a la criatura en realidad no lo saben. “No se han encontrado cinodontes del Triásico en entornos geológicos que pudieran preservar el pelaje si estuvieran allí, pero más tarde los cinodontes no mamíferos del Jurásico sí tenían pelaje, así que los científicos asumen que los del Triásico también lo tenían”.
El nombre Kataigidodon venetus deriva de las palabras griegas para tormenta eléctrica, “kataigidos”, y diente, “odon”, y la palabra latina para azul, “venetus”, todas refiriéndose a la ubicación del descubrimiento en Thunderstorm Ridge, y al color azul de las rocas en este sitio. Sin embargo, Kligman no nombró a la criatura. Esa tarea recayó en Hans Dieter-Sues, coautor y conservador de paleontología de vertebrados en el Museo Nacional Smithsonian.
“Este estudio ejemplifica la idea de que lo que recogemos determina lo que podemos decir”, dijo Michelle Stocker, profesora adjunta de geociencias y asesora doctoral de Kligman. “Nuestras hipótesis e interpretaciones de la vida pasada en la Tierra dependen de los materiales fósiles reales que tenemos, y si nuestras imágenes de búsqueda para encontrar fósiles solo se centran en animales de cuerpo grande, nos perderemos esos importantes pequeños especímenes que son clave para entender la diversificación de muchos grupos”.
Siendo Kataigidodon solo el segundo fósil de cinodonte del Triásico Tardío encontrado en el oeste de Norteamérica, ¿podría haber más especies nuevas esperando ser encontradas?
Kligman dijo que es lo más probable. “Tenemos pruebas preliminares de que hay más especies de cinodontes en el mismo yacimiento que Kataigidodon, pero esperamos encontrar mejores fósiles de ellos”, añadió. (Fuente: NCYT Amazings)


COMENTARIOS