A río revuelto…


El Gabinete provincial exhibe pocas señales de vida. Al igual que el Gobernador le esquivan a la requisitoria periodísticas, excepto que sea para hablar de lo que ellos quieren. Quien estaría intentando hacer la diferencia en ese sentido, sería el ministro de Gobierno, José Grazzini, que no le escapa a las preguntas difíciles aunque no siempre tenga respuesta, o como suele hacer con respecto a los salarios, enviarte a hablar con Antonena. Y no es para menos, después de todo, Javier Touriñan todavía está refunfuñando por responder a la prensa con el libreto que le dio el Ministro de Economía, y que lo dejó en “offside”. Así las cosas, “a río revuelto, ganancia de pescadores”, reza el dicho popular, y al parecer ante un gabinete provincial donde estarían sobrando las internas, el que viene tomado vuelo es Grazzini. Aunque ya le han advertido que tenga cuidado porque ante tanta inestabilidad, la caída podría ser estrepitosa.


COMENTARIOS