LA SEMANA PRÓXIMA SE LLEVARÁ A CABO LA PROSPECCIÓN EN AGUAS PROVINCIALES

La pesquería de langostino en Chubut abriría el 1 de noviembre


La Secretaría de Pesca de Chubut dispondrá la realización de una prospección de langostino en aguas provinciales con la flota comercial de buques de hasta 21 metros de eslora, la cual se llevará a cabo la semana que viene, y por estas horas se redactan los términos de la resolución respectiva.
La decisión política de la administración pesquera chubutense es abrir el caladero de su jurisdicción a partir del domingo 1 de noviembre, de no mediar inconvenientes, ya que hay cifradas expectativas por los indicadores de abundancia y concentración del recurso que arroje el relevamiento que tendrá lugar la semana entrante.

Ya nada será igual

Los barcos artesanales y de la flota amarilla que operan desde el puerto de la ciudad de Rawson ya se encuentran aprestos para el inicio de la zafra, que como todos ya admiten será claramente diferente a las anteriores, por las restricciones que se impondrán en el marco de la pandemia de coronavirus.
La autoridad pesquera provincial anticipó que el inicio de las operaciones será aproximadamente al 50 por ciento, es decir, no podrán ir a zona de pesca la totalidad de los buques en forma simultanea como se hacía habitualmente.
Se prohibirá, al menos en los próximos primeros meses de la temporada, el arribo, descarga y vuelta a zarpar. Los barcos que amarren para desembarcar sus capturas no podrán salir a la marea inmediatamente posterior, teniendo en cuenta que el puerto de la capital de Chubut está condicionado por las dos mareas altas diarias para entrar o salir por el canal de acceso. La medida no deja de ser antipática, y dueños de barcos de Rawson no entienden porque si a los buques de Mar del Plata, en aguas nacionales, pescaron a pleno, ellos deben trabajar a media máquina.

Tres centros sanitarios

En este contexto, no podrá embarcar ningún marinero que no tenga un testeo negativo previo de coronavirus. Se implementarán tres lugares de control sanitario de ingreso al puerto de Rawson.
Normalmente, las personas que ingresan a las instalaciones portuarias cuentan con una tarjeta de habilitación. Ahora, por las circunstancias que impone la emergencia sanitaria se harán controles previos de temperatura y firma de declaración jurada que no presenta, cada trabajador, sintomatología compatible con la enfermedad de Covid-19.
Para que no haya aglomeraciones y reducir los contactos entre los operadores portuarios, la estiba será controlada en la sede del SUPA, para que no se mezclen con las tripulaciones o la gente de la logística, auxiliares y demás.
Mientras que los marineros, maquinistas, capitanes y tripulación en general se harán los controles en la salita de primeros auxilios que fue recientemente inaugurada en el puerto, que fuera financiada por el grupo Iberconsa de Argentina.
En tanto, en las dependencias del Puerto, que está frente al muelle grande será el sitio donde los transportistas, auxiliares y otras personas que acceden a las instalaciones portuarias, reciban el control sanitario.

Cuadrillas estancas

La mayor cantidad de personas que están arriba del muelle en el momento de la descarga pertenecen a la estiba, por lo que se ha resuelto que conformen cuadrillas estancas, es decir, la “mano” de estibaje no será rotativa y aleatoria, sino que habrá grupos armados de antemano de hasta 15 trabajadores. El objetivo de la medida es que, ante un eventual caso positivo, no deba paralizarse la totalidad de la estiba del puerto, sino que se dispone el aislamiento de esa cuadrilla especifica.

Cierre al tránsito turístico

Se está tratando de acordar entre la Secretaria de Pesca y la Municipalidad de Rawson la posibilidad de cerrar la circulación de personas y automóviles que no tienen actividad específica en el puerto.
Esta sería una medida inédita sin precedentes.
Los «bloqueos» se harían en dos rotondas, una es viniendo por la costa en la denominada rotonda de la Virgen, y el otro en la rotonda que une el puerto con el puente de El Elsa. Se dejaría entrar solamente a la logística vinculada a la pesca, y los residentes del lugar, claro está, pero la idea es reducir al máximo la circulación de personas que no tienen o desarrollan actividad en el puerto.
Para los propios vecinos de Rawson y hasta turistas, cuando los había, era un clásico ir a dar una vuelta hasta el puerto yendo desde la playa o regresando por la misma; ese circuito es el que se intenta desalentar.
Los restaurantes que están instalados en el puerto trabajarían con reservas, es decir, los clientes podrán mostrar que tienen la reserva y se les habilitaría el acceso.
Toda una mecánica nunca antes vista, ante una “nueva normalidad” difícil de asimilar, pero son medidas que se barajan como alternativas, y que tienen como finalidad minimizar los riesgos sanitarios ante una pandemia que registra en este momento los picos más elevados de contagios desde que se inició la emergencia sanitaria.

Fuente: Revista Puerto


COMENTARIOS