PACIENTES TERMINALES PODRÁN SER ACOMPAÑADOS ANTE UN DESENLACE IRREVERSIBLE

La Legislatura de Chubut sancionó la “Ley del Último Adiós”


La Legislatura de Chubut aprobó este martes, en una sesión virtual, la creación de un Programa de Acompañamiento a Personas en Finalidad de Vida para atender una demanda que se da en este inusual contexto de pandemia.
Por otra parte, se aprobó la creación de una Escuela de Abogados del Estado, además de un amplio pedido de informes sobre la situación del Instituto de Asistencia Social, y hubo un extendido homenaje en la Hora de Preferencia a la figura del ex Presidente Néstor Kirchner, al cumplirse 10 años de su fallecimiento, ocurrido el 27 de octubre de 2010.
El proyecto prevé la creación del “Programa de Acompañamiento a las Personas en Situación de Finalidad de Vida” con el objetivo de que los pacientes sean acompañados de forma presencial o extraordinariamente de forma virtual de acuerdo a las circunstancias, por una persona de su entorno afectivo.
La iniciativa deberá hacerse efectiva «en todos los centros de atención de salud pública y privada de la Provincia del Chubut”. Algunas provincias ya han aprobado y comenzado a aplicar protocolos en igual sentido.
En los argumentos del proyecto se sostiene que “el estricto aislamiento al que se somete a los pacientes positivos de COVID-19 que requieran ingreso hospitalario dada su evaluación clínica, impide que los familiares, inclusive del núcleo más cercano al paciente, puedan acceder a visitarlo bajo ningún termino. Esto pone en una situación extremadamente compleja a la familia e inclusive al propio paciente cuando el cuadro clínico empeora y la situación es determinada por los profesionales médicos, como irreversible o con pocas posibilidades de reversión”.
En el contexto de pandemia, “estas medidas buscan proteger la salud de los familiares como así evitar la propagación de contagios, reduciendo al mínimo los vectores potenciales de transmisión”. Sin embargo, “la despedida debe poder darse teniendo en cuenta medidas de seguridad que permitan, en definitiva, un acompañamiento humanizado de los últimos momentos de vida de un ser querido”.


COMENTARIOS