A UN AÑO DE CONVENIO CON EL CFI, ANUNCIARON AVANCES EN EL PROYECTO

El cuento de la buena trufa


En una provincia que por un lado tiene una diversificación casi inigualable de capacidad productiva, desde petróleo a aluminio, pasando por el turismo y la pesca, pero que a la vez es una de las provincias más endeudadas del país, con una crisis financiera y social tan incomparable como esa misma capacidad productiva, desde el gobierno siguen buscando nuevas posibilidades de generación de recursos, como es el caso de las trufas, uno de los productos gastronómicos más codiciados y cotizados del mundo.
De esta manera, y desde comienzos del año pasado, el gobierno provincial viene generando anuncios sobre su posible producción, aunque aún no se han concretado hechos palpables que demuestren resultados.
En este sentido, en el mes de septiembre del año pasado, se llevaron a cabo en Esquel, las primeras Jornadas de Truficultura de la Patagonia, encabezadas por el entonces subsecretario de Articulación Científica del Chubut, hoy Secretaría de Ciencia, Tecnología, Innovación Productiva y Cultura del Chubut, Mauro Carrasco, quien aseguro en ese momento que esas jornadas se encuadraban “dentro de un programa de economías regionales que llevamos adelante desde la Secretaría de Ciencia y Tecnología con el apoyo del Consejo Federal”.
Hecho que fue casi coincidente con el anuncio de los ganadores del llamado de “Acción Marie Sklodowska Curie RISE”, organización que financiaría 15 proyectos de innovación argentinos, uno de ellos, un proyecto de mejora en la producción de trufas con el Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico (CIEFAP ) y CONICET, específicamente el proyecto presentado por INTACT ‘Innovación en el cultivo, conservación, procesamiento y gestión de recursos de trufa silvestre’, asociados con el CONICET y el CIEFAP.
Finalmente, en el mes de noviembre, se llevó a cabo el anuncio oficial del convenio firmado con el Consejo Federal de Inversiones (CFI), a través del cual se financiaría los trabajos para determinar áreas con potencialidad para la producción de trufas en el territorio provincial.

En que andamos ahora

Más de un año después, desde la Secretaría de Ciencia, Tecnología, Innovación Productiva y Cultura del Chubut, y en conjunto con el mencionado CIEFAP, el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Industria y Comercio de la Provincia y mediante el financiamiento citado del CFI, anunciaron que avanzan en el proyecto “Mapa de zonificación potencial para el cultivo de Trufa Negra” en tres cuencas productivas de la Provincia del Chubut.
La finalidad de este proyecto sería incrementar el conocimiento sobre las zonas con potencial para el desarrollo del cultivo de trufas negras, ya que, como habían señalado en septiembre del 2019 en Esquel, la truficultura aparece como un cultivo alternativo y complementario a la producción actual en los valles de Chubut, que presentan características climáticas adecuadas para esta labor.
En ese sentido, recordaron que “los objetivos que se pretenden cumplir se basan en realizar un estudio de suelos en los tres valles previamente identificados como aptos para truficultura en Chubut, para mejorar la información disponible trabajando a escala más detallada. Elaborar una caracterización del clima de la zona en estudio, con las variables relevantes para el cultivo de trufa negra y por último zonificar toda el área por aptitud trufícola, elaborando un sistema de información geográfica (SIG), en donde se reúnan, gestionen y analicen los datos”.
Asegurando que el proyecto brindará información útil a productores, técnicos, estudiantes e instituciones que trabajan en actividades agropecuarias y forestales de la región además de propiciar información a la provincia para planificar y promocionar la truficultura. Si bien el área de estudio abarca tres valles de la Provincia del Chubut, los resultados obtenidos servirán para orientar a productores de otras áreas de la provincia y la metodología servirá de base para repetirlo en otras zonas o regiones.

Áreas de estudio

Las áreas de estudio son tres y comprenden, Valle Inferior del Río Chubut (VIRCh), Valles de los ríos Mayo y Senguer y alrededores de la localidad de Sarmiento, Valles de los arroyos Gualjaina y Tecka, y alrededores de las localidades de Esquel, Trevelin y Corcovado.
Para la determinación de la aptitud de los sitios para el cultivo de Trufa negra, se tendrá en cuenta toda la información obtenida en cada punto de muestreo, es decir, las mediciones y estimaciones realizadas a campo y los resultados de los análisis de laboratorio y clima de la zona. Cada punto será clasificado en base a esta evaluación como no apto, y apto para el cultivo de trufas negras, indicando manejos requeridos en cada situación de ser necesarios.


COMENTARIOS