ENTRE LOS GRUPOS QUE MENOS ACATAN APARECEN LOS JÓVENES Y ADOLESCENTES

El 44% de los chubutenses afirmó haber acatado todas las medidas de aislamiento


El Diario | Regionales | Salud

Un estudio conjunto del Ministerio de Ciencia, el Conicet y la Universidad de la Patagonia evaluó el grado de acatamiento a las medidas de aislamiento impuestas en los últimos siete meses por la pandemia de coronavirus. El 44% de los chubutenses afirmó haber acatado todas las medidas de aislamiento y casi el 20% manifestó que no había acatado las restricciones. Prevalece la noción de que el descuido es siempre ajeno y entre los grupos sindicados como “descuidados” aparecen los jóvenes y adolescentes.
El trabajo fue desarrollado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva; el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología; el Conicet; y la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB).
Buscó determinar el grado de acatamiento de las medidas de aislamiento y sus principales obstáculos; el grado de información en torno a la pandemia de Covid-19 y su prevención; el grado de información sobre políticas paliativas implementadas a partir de la pandemia; los principales problemas que han surgido en los contextos específicos; y los temores a futuro.
En total se realizaron 109 entrevistas semiestructuradas en la primera quincena de julio a referentes de distintos grupos e instituciones de toda la provincia y también se llevó a cabo un análisis de contenido de las mismas, priorizando la identificación de nudos problemáticos.

Enfoque social más que sanitario

El documento resolvió que hacia mediados de julio los escenarios analizados eran bastantes dispares, con algunas ciudades en fases de retracción de la circulación, mientras que en otras ocurría lo contrario. Como el número de casos confirmados de coronavirus para aquel entonces era relativamente bajo, se enfocaron las labores en el proceso social de la pandemia y no tanto en el sanitario.
En síntesis, se observó un acatamiento parcial de las medidas a nivel provincial, dispar acorde a la localidad y situaciones específicas de los grupos, relacionado especialmente a desigualdades sociales, económicas y territoriales. “A través de ellas, aparece la dimensión etaria, en especial por las dificultades y problemas que las disposiciones imponen en los vínculos intergeneracionales: el cuidado de niños y niñas, la desconfianza hacia la juventud que es leída como ‘descuidada y peligrosa’ hasta llegar a adultos mayores, su condición de riesgo ante la pandemia, sus grados de autonomía (social y económica) y las posibilidades de cuidar y ser cuidados”, apuntó el documento.

Medidas estatales

También se indicó que, en general, han sido las medidas paliativas de orden nacional y de los distintos órdenes municipales las que han permitido sostener la supervivencia de diferentes grupos. Se percibe en forma generalizada las dificultades de ampliar la cobertura estatal allí donde antes a la pandemia no se hubiera logrado un alcance. Al respecto, se consideró que fue posible incluir “a personas y sectores previamente alcanzados por las políticas públicas, pero no cubrir nuevos colectivos y necesidades”.
“En cuanto al alcance del Estado provincial, se reconoce cierto ‘voluntarismo’ por parte de quienes integran sus instituciones: trabajadoras y trabajadores de la salud, del sistema educativo y de áreas de desarrollo social desempeñan sus tareas sin una conducción ministerial clara”, afirmó el informe.

Incertidumbre económica

En distintos espacios sociales hubo permeabilidad y rápida adaptación a los recursos informáticos, potenciable en diversas medidas, con los grupos de WhatsApp como práctica extendida en materia de información y contención. Sin embargo, también se denunció la ausencia de mecanismos alternativos para gestionar varias prestaciones (permisos de circulación, órdenes médicas, el Ingreso Familiar de Emergencia, entre otras) en localidades con dificultades de conectividad.
En cuanto a la situación económica, se confirmó una retracción en Chubut, observada en todos los sectores y ramas: al freno de las actividades informales y cuentapropistas se suma la incertidumbre de los empleados públicos y jubilados provinciales en el cobro de sus haberes. Asimismo, medidas paliativas como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP) morigeraron la situación, pero resultan insuficientes.

Temores a futuro

En las entrevistas analizadas en el informe conjunto se hizo visible cierta “paradoja de la pandemia” por la cual empleadores y trabajadores se saben asistidos en contexto de pandemia, pero aparecen temores a futuro, frente a la crisis económica y la posible caída de medidas anticíclicas que sostienen el trabajo y la producción.
Tal como es sabido, no todas las personas atravesaron el “encierro” de la misma manera ni tampoco cuentan con las mismas condiciones como para poder soportar las medidas de aislamiento. Según el documento, las condiciones habitacionales para “quedarse en casa” son en muchos casos de extrema vulnerabilidad, sin contar con infraestructura básica.
En el período invernal, esto se ha vuelto especialmente acuciante ante la carencia de leña para calefaccionar, tanto en ámbitos rurales como urbanos. La falta de agua en el verano genera temores de no poder sostener las medidas sanitarias requeridas por la pandemia.

Acatamiento a las medidas de aislamiento

Al momento de realizarse este relevamiento, la situación provincial presentaba un mosaico de situaciones heterogéneas: mientras que varias ciudades (como Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn, Trelew y Rawson) habían retrocedido a fases precedentes en semanas anteriores, otras localidades de la provincia presentaban una situación más flexibilizada, manteniendo “cuarentena comunitaria”, con circulación interna y concentradas en el cumplimiento de los protocolos para el acceso y abastecimiento de mercaderías, siendo la policía, las comunas y el servicio de salud los principales encargados de estas tareas.
En las ciudades, la evaluación del grado de acatamiento es muy dispar y depende especialmente de la posición desde la cual responde el entrevistado. El 44% de los entrevistados señaló que hay acatamiento total en su sector o grupo y un 38% manifestó que el mismo era parcial. Es decir que casi el 20% manifestó que no había acatamiento. Prevalece la noción de que el descuido es siempre ajeno. Entre los grupos sindicados como “descuidados” aparecen los jóvenes y adolescentes.
En general, quienes deben salir a trabajar, ya sea en trabajos considerados esenciales o no, como empleados de comercio, perciben menor grado de cumplimiento de las medidas de aislamiento, denunciando la necesidad de reiterar el uso del barbijo y el respeto del distanciamiento social, así como el hecho de que no se respeta la idea de “quedarse en casa”.
Entre trabajadores formales y sindicalizados, el cumplimiento de las medidas en el espacio de trabajo es evaluado como muy alto. A ello colabora la familiaridad con el uso de elementos de protección personal, la capacitación periódica en seguridad laboral y la supervisión de las medidas por parte de los gremios.

Violencia intrafamiliar

Por último, se denunció un incremento en la violencia hacia niños, niñas y adolescentes, y adultos mayores. Persiste en general la percepción de que “no se sabe” lo que sucede en las casas, ni en término de las medidas de prevención referidas a la pandemia, ni ante situaciones que no encuentran dónde ni cómo resolverse.
“La pandemia y las medidas de aislamiento refuerzan procesos de discriminación. Así, por ejemplo, colectivos de migrantes y trabajadores/as sexuales que ya sufrían restricciones de acceso a la salud temen no ser atendidos en este contexto”, concluyó el informe.


COMENTARIOS
Añade tu comentario
 

Normas de Uso No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes de la República Argentina o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

eldiarioweb.com ha creado un espacio en donde volcar ideas no teniendo que recurrir al registro de usuario para hacer más ágil el ingreso . Se requiere NO emitir agravios, injurias y discriminación de cualquier tipo amparadas por el anonimato.