Todo queda en Familia


El Diario | Termómetros

Gran repercusión tuvo la confirmación de las nuevas funcionarias en los cargos que estaban vacantes en el Ministerio de Familia, desde la escandalosa salida de Cecilia Torres Otarola quien debió dejar el cargo acusada de corrupción. La cuestión que provocó desde malestar es que una de las flamantes subsecretarias es Mirta Simone, quien además es la esposa del secretario General de ATE, Guillermo Quiroga. El cuestionamiento no pone en duda la idoneidad de Simone, sino que despierta suspicacia debido a que Quiroga está bajo la lupa de los estatales y lo acusan de complicidad con el Ejecutivo en relación a la falta de reacción del dirigente sindical en torno al retraso en el pago de sueldos. Será Simone quien demuestre si efectivamente está a la altura de la circunstancia al ocupar un cargo tan sensible en un Ministerio tan cuestionado.


COMENTARIOS

Comments are closed.