BÁSQUET FEMENINO - UNA ´HORMIGA´ EN CHUBUT

Martina Torres se prepara en Trelew para el FIBA Américas


El Diario | Deportes | Trelew

La basquetbolista trelewense Martina Torres, se encuentra en su ciudad natal, junto a su familia, cumpliendo la etapa de cuarentena.
Mientras, la jovencita del Club Lanús, se alista con la Selección Argentina, de cara a lo que será la participación, de ser posible ante la pandemia, del Torneo FIBA Américas de la categoría U19.

Un nuevo proceso de Selección

Durante esta etapa de cuarentena por la pandemia COVID-19, la joven basquetbolista trelewense Martina Torres, ha recibido la convocatoria de la Pre – Selección Argentina U19 de básquetbol femenino, que se alista para su participación en el FIBA Américas de la categoría.
Martina, integrante de “las Hormigas”, como apodan a la Selección Juvenil nacional, se encuentra en Trelew junto a su familia, pero a la vez, cumpliendo con el plan de entrenamiento enviado por el CT de la Selección que comanda Gregorio Martínez: “estoy un poco cansada, entrenando a la mañana y voy a correr a la tarde. Por la mañana entrenamos vía Zoom, me conecto en el CEYDDET y cuando terminó, sigo con la rutina de gimnasio. Con la Selección entramos 40 minutos de físico, 40 de pelota más lo extra del plan”.
A la vez, destacó que “en el CEYDDET estoy entrenando con Peto Ruiz, también estoy compartiendo entrenamiento con Nicolás De Los Santos y muchos deportistas más”.
Con respecto a esta nueva convocatoria, Martina explicó que “siempre es una alegría ser parte otra vez de una pre selección. Conociendo compañeras nuevas porque es una nueva camada. Estoy con muchas energías positivas”.
A la espera de que se superar la situación sanitaria por la pandemia en el país, la Pre- Selección espera por poder reunirse a entrenar en conjunto: “es muy complicado juntarnos. Tenemos una reunión con el Cuerpo Técnico y nos informarán como seguimos estos meses, si se puede hacer una concentración o entrenamientos en el CENARD para las chicas de Buenos Aires”.
Torres, cumple con una nueva convocatoria en la Selección, teniendo en cuenta sus anteriores procesos con la U19 y U19: “el primer proceso es la U16 y luego los dos Mundiales”, valorando y recordando que “ponerse la camiseta es un orgullo. La primera vez que la vestí, en ese Pre Mundial, se me puso la piel de gallina. Siempre me pasa que al escuchar el Himno, me emociono. En esos momentos trato de disfrutar del momento y de pensar en el partido que estamos por jugar”.
Desde muy pequeña, Martina fue consciente de su deseo por dedicarse al basquetbol, incluso tomando la decisión de plena adolescente, radicarse en Buenos Aires: “fue un esfuerzo muy grande. El tiempo que tuve para decidir mi futuro fue muy corto pero por suerte no lo tuvimos que charlar mucho con mis papas. Me apoyaron plenamente, al ser tan chica tenia tantas ganas de mejorar como jugadora y persona, sumar experiencias, por suerte me está yendo bien, así que valió la pena”.

Desde “la Academia” a su presente en Lanús

Recordando sus inicios, la jovencita indicó que “arranque en Racing de Trelew a los 4 años. Tenía como profes a Bruno Echegaray, también estaba mi papá Ricardo, Sebastián Jiménez, Ariel Gibbon, la gente de Racing. Ahí hice todo el Mini básquet”.
Su paso por Deportivo Patagones fue importante porque eso le permitió animarse a seguir creciendo y demostrar lo que podría conseguir. Acompaña por su familia, fue por más competencia a la comarca Viedma – Patagones: “mis ganas de competir contra otras chicas y buscar competencia, surgió el 1° Torneo Villita en Patagones, del que participaron equipos de la comarca. Me abrieron las puertas plenamente en el club Deportivo Patagones, conocí a mis compañeras, me divertí, siempre me acuerdo de ese Torneo y ahí estuve jugando un tiempo”.
Luego, llegó la posibilidad de llegar a un club de Buenos Aires, sueño que, también estuvo de la mano de sus padres: “íbamos viendo si se hacían campus o pruebas para que pueda viajar a participar. Mediante una publicación en una red social vimos el Campus de Lanús, mi papa se contactó, y en ese club donde está Laura Cors, ya me conocían de algún Argentino, me invitaron, estaban súper contentos. Me acompañó mi mama. Y ahí me propusieron que me vaya a vivir a Buenos Aires. Tenía 14 años”.
“A pesar de extrañar, de querer estar en casa, es un proceso muy largo que sigue y que a veces hay que dejar cosas de lado para hacer lo que más me gusta”, destacó, demostrando el convencimiento por llegar lejos con ´la naranja´.

La rutina entre la escuela y el entreno

Consultada por su rutina diaria entre estudios y entrenamientos, Martina contó que “estoy terminando la Secundaria, estudiando por Classroom, también tenemos clases por Zoom. En la normalidad, a la mañana iba al colegio, almorzaba, iba al gimnasio, volvía a casa por si tenía que hacer algo o merendar y a la tarde me iba al club, porque entrenaba con mi categoría y con la primera. No volvía a casa hasta las 22 horas”.

El aprendizaje en Lanús

Por parte de su crecimiento en Lanús, Martina Torres destacó que “aprendí mucho el juego en equipo, a ver situaciones de huego más claras. En Lanús, jugadoras igual o mejores que yo, me enseño mucho a que cada jugadora tiene su rol, ganarse el lugar, sentirse cómoda”.
En cuanto a lo que sabe que aún debe mejorar y potenciar, explicó que “tengo que seguir trabajando el físico para rendir mejor en cancha, defender que es lo más importante que tiene Lanús en su juego”.

Plena de objetivos

Por último, en cuanto a sus metas en este 2020, Martina fue sinceró al decir que “quiero terminarlo de la mejor manera posible. Ojala que se juegue este Torneo (FIBA Américas), que nos vaya bien y poder estar en el Mundial el año que viene, que será con mi categoría poder seguir en la Selección, poder seguir en el club. Terminar el colegio. Seguir así”.


COMENTARIOS

Comments are closed.