EL ALBAÑIL DESAPARECIÓ EN 2006 DURANTE LA PRESIDENCIA DE NÉSTOR KIRCHNER

«La justicia no hizo nada, se me ríen en la cara», dijo uno de los hijos de Julio López


Rubén López, uno de los hijos de Jorge Julio López, el albañil desaparecido en el 2006 durante el juicio en el que testificó contra el ex represor Miguel Etchecolatz, pidió que recaratulen la causa como desaparición forzada y aseguró ante la incertidumbre y falta de pistas: «Siento que llevamos 14 años velando a mi viejo».
«La justicia no hizo nada, se me ríen en la cara; siempre que llega la fecha de su desaparición salen a hablar del entrecruzamiento de 50 millones de llamadas telefónicas pero nunca se hizo nada», afirmó a Télam Rubén López.
Remarcó que la carátula de la causa «sigue siendo ‘presunta desaparición de persona’ » y confirmó que en las últimas horas presentó un escrito «pidiendo que se recaratule como ‘desaparición forzada'».
«Mi viejo siempre nos protegió, no nos contaba lo que había vivido (tras ser secuestrado en 1976), nos protegió hasta ese 28 de junio de 2006 que declaró en el juicio contra Miguel Etchecolatz. Cuando lo oímos contarle al Tribunal todo lo que pasó, ahí comprendimos esa necesidad de ir a contar lo que había vivido, lo que había visto», dijo.
Esa mañana de junio, Rubén estaba sentado en el Salón Dorado de la Municipalidad de La Plata, donde se realizaban las audiencias del juicio contra el ex Director de Investigaciones de la Policía bonaerense, y oyó a su padre revivir ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata su secuestro en octubre de 1976 y su paso por cinco centros clandestinos de detención donde fue torturado con picana y vio ejecuciones que nunca pudo olvidar. Y lo más importante: identificó entre sus torturadores a Etchecolatz.
«Patricia (Dell Orto) le gritaba ‘no me maten, llévenme a una cárcel pero no me maten, quiero criar a mi nenita, mi hija’ y ellos no, la sacaron. Y van a ver ustedes si algún día encuentran el cadáver o la cabeza, que tiene el tiro metido de acá y le sale por acá. Buum otro tiro», contó Jorge Julio López aquel 28 de junio de 2006 mientras señalaba el centro de su frente.
Temblando de emoción, el albañil y militante peronista dijo que en esa oportunidad pensó: «‘Si un día salgo y lo encuentro a Etchecolatz, yo lo voy a matar’, así pensaba pero después me dije, qué voy a matar a una porquería de esa, a un asesino serial. Etchecolatz personalmente dirigió esa matanza».
«Mi vieja le decía ‘no vayas a declarar’, pero no por falta de compromiso sino por miedo de que le pasara algo, teníamos miedo que le pasara algo a nivel mental», recordó Rubén y agregó bajando la voz: «Si le hubiera hecho caso, mi viejo estaría acá». (Fuente: Télam)


COMENTARIOS