Página de cuento 807

La Historia – Parte 5


El Diario | Contra Tapa

Por Carlos Alberto Nacher
Cnacher1@hotmail.com

Desfilan ante mis ojos cientos de muestras de “papeles escritos”, dos palabras que tanto nos costó encontrarles su significado.
Paso a explicarme con más detalle.
El papel es un soporte físico desconocido por nuestra cultura por completo. Se trata de un material flexible, liviano, obtenido a partir de los “árboles” cuya “madera” servía como materia prima para su fabricación. Cuando encontramos los primeros papeles (así los nombramos también nosotras, ya que, como un homenaje hacia aquella cultura perdida, a cada cosa nueva para nuestro mundo le asignamos el mismo nombre que le daban nuestros ancestros) no comprendíamos la razón de almacenar la información en ellos, ni tampoco el método que utilizaban para hacerlo.
Y la otra palabra, “escritos”, también era un enigma. Aquella palabra se había convertido en todo un desafío. En principio fue imposible encontrarle el sentido a “escribir”, siendo que nuestra tribu basa toda su sabiduría y concentra todo su bagaje de conocimiento en, lisa y llanamente, los recuerdos. Somos entes básicamente memoriosos, aunque también poseemos la habilidad de olvidar por completo aquellos sucesos, personas o actos que queremos olvidar. Pero jamás se nos habría ocurrido registrar todo ese conocimiento en algo diferente de la mente.
Sin embargo, la humanidad previa a la Gran Devastación, basaba toda su memoria en la fragilidad de los “papeles escritos”.
¿Y así pensaban que iban a transmitir con coherencia, de manera consistente, el conocimiento de la historia a las generaciones venideras? ¿O quizá no pensaron que la historia escrita, no podía ser verdad en su conjunto, o bien, era toda una falsedad? No!, Claro! Cómo iban a dudar de aquello que estaba escrito.
Sin embargo, debo retractarme un poco de las anteriores afirmaciones que fueron emitidas un poco compulsivamente, me dejé llevar por lo emocional, quizá sea por este largo aislamiento que estamos padeciendo en pos de obtener más recuerdos.
Digo que debo retractarme ya que, gracias a las palabras escritas en papeles, ahora, muy lejos en el tiempo, podemos inferir un pequeña parte de La Historia.
Por ejemplo, en este preciso instante tengo frente a mi a otro fragmento recientemente desenterrado, que me lo acercó Atram hace unos instantes, y me lo entregó con la euforia propia de haber encontrado algo maravilloso, que nos ayudará a comprender un poco más a aquellas extrañas personas pre-2020.
El texto ya fue decodificado, y es el siguiente:
“Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.”
Este texto está firmado por un tal Pablo Neruda, de sexo masculino, y luego de varios exámenes de la semántica, concluimos que es algo así como una declaración de amor de un hombre a una mujer.
No puedo creer lo que ven mis ojos.
Continuará…


COMENTARIOS

Comments are closed.