Descontrolado


El Diario | Termómetros

A pesar de las grandilocuentes y cinematográficas declaraciones del ministro Federico Massoni, los controles que buscan reducir la circulación, ya no serían tan exhaustivos. Sucede que, a excepción del horario nocturno, donde los ciudadanos responsables no circulan, en horario diurno, las familias ya no toleran que les impidan disfrutar del aire libre, y la policía también está cansada. En las rutas tampoco funcionan los controles, al menos no con la rigurosidad que se había anunciado, a excepción claro cuando se intenta entorpecer el derecho constitucional de protestar. Así las cosas, por estas horas el hartazgo es tal, que ni siquiera hay lugar para los excesos de Massoni.


COMENTARIOS