LA PENA NO FUE SATISFACTORIA PARA LAS VÍCTIMAS

Descontento por la condena de ocho años contra el comisario Juan Luis Ale


El Diario | Judiciales | Regionales

Pasado el mediodía de ayer se conoció finalmente cuál será la pena que tendrá que cumplir Juan Luis Ale, comisario de la Policía del Chubut. Luego de los alegatos de la Fiscalía y del abogado defensor del ex jefe de la fuerza de seguridad provincial, los jueces definieron la realidad que tendrá que afrontar el condenado.
Tras las audiencias de cesura de pena en donde la fiscal Alejandra Hernández presentó el material probatorio para solicitar una pena de 14 años de prisión y que el letrado representante de Ale pidió la pena mínima de cuatro años, el tribunal compuesto por Marcela Pérez, Marcelo Orlando y Gustavo Castro definió que el ex comisario de la Policía del Chubut tendrá que cumplir con ocho años de prisión.

Descontento de las víctimas

La pena fue considerada como escueta por parte de las víctimas, que cuando conocieron la decisión de los jueces manifestaron malestar. Una de ellas estuvo afuera de la audiencia y expresó su descontento al saber que la condena había sido de ocho años y una vez que culminó dejó en claro que no estaba de acuerdo con lo que finalmente se resolvió.
Otra de las críticas que se esgrimió luego de que finalizó la audiencia fue que Ale no estuvo presente en la misma y que actualmente se encuentra en la localidad de Esquel.
Lo que sucedió durante los últimos eventos procesales fue que desde el Ministerio Público Fiscal se justificó el porqué se pidió la mencionada cantidad de años de prisión, para lo que se presentaron las pruebas correspondientes, entre las que se encontraron las declaraciones testiomoniales de más de 10 personas.
Vale recordar que semanas atrás al ex comisario de la Policía del Chubut se lo declaró culpable por los hechos que se venían investigando y se le habían imputado desde Fiscalía. Asimismo, hubo una modificación en una calificación legal, recordando que en uno de los casos se mantuvo la figura de abuso sexual gravemente ultrajante y en el otro los hechos fueron calificados con la antigua ley, vigente en el año 1998.

Argumentos de los jueces

En su fallo, el Tribunal rechazó por improcedente el planteo de prescripción efectuado por la defensa del acusado y puso énfasis en la valoración no solo del testimonio de las víctimas, sino también de los distintos informes periciales respecto al daño sufrido por ambas hermanas abusadas.
En ese sentido, señalan en el fallo que es relevante considerar la proporcionalidad entre la magnitud de la pena y el daño sufrido por las víctimas, teniendo en cuenta la índole del delito y la afectación psicológica que en consecuencia genera.
“Luego de tantos años, el abuso sufrido en la infancia ha impactado en su vida de tal manera, que ha impedido el desarrollo pleno de sus capacidades e intereses”, sostuvo uno de los magistrados, en tanto que se deja constancia que ambas víctimas en su relato dieron cuenta “de cómo continuaron sus vidas, luego de los episodios sufridos y las consecuencias que les trajeron aparejadas, como ser; inestabilidad emocional, problemas psicológicos y psiquiátricos” en uno de los casos, además de enumerar situaciones de rebeldía, dificultades para estudiar, de relación con sus parejas, entre otros.
Los magistrados expresaron en su resolución que también se ha atendido a la importancia de la relación que existía entre víctimas y victimarios. En ese punto, entienden que el caso se agrava “no sólo en virtud de la relación de confianza entre el autor y las víctimas, sino especialmente por la mayor indefensión en que quedaron colocadas las víctimas, que no pudieron defenderse ni adoptar ningún tipo de precaución, puesto de ninguna manera se pudieron imaginar que la pareja de su madre, iba a realizar los hechos que finalmente realizó”, dice el fallo y remarca que “la relación asimétrica existente donde el adulto tiene el poder y por momentos resulta su agresor sexual, se combina con el lazo afectivo entre ambos construido en el vínculo de convivencia”.
Sobre las condiciones personales de Ale, los magistrados argumentaron que “tenía educación y formación conforme la carrera que debió cumplimentar, no solo en cuanto a conocimientos sino de valores en pos del bien común”.
“Se trata de una persona con el aplomo que la edad y la formación le proveyeron, lo que demuestra que contaba con margen de autodeterminación para obrar de modo distinto al que lo hizo, en perjuicio de las hijas menores de su pareja. Ello he de ponderarlo como un agravante”, señaló uno de los jueces en su voto.


COMENTARIOS
Añade tu comentario
 

Normas de Uso No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes de la República Argentina o injuriantes.

Reservado el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

eldiarioweb.com ha creado un espacio en donde volcar ideas no teniendo que recurrir al registro de usuario para hacer más ágil el ingreso . Se requiere NO emitir agravios, injurias y discriminación de cualquier tipo amparadas por el anonimato.