PENTALÓN MODERNO LA MADRYNENSE INTEGRA LA SELECCIÓN

Camila Fuenzalida regresó a los entrenamientos en el CENARD


La atleta de Puerto Madryn, Camila Fuenzalida, retomó desde hace algunas semanas, los entrenamientos con la Selección Argentina Junior de Pentatlón Moderno.
La jovencita, radicada hace años en Buenos Aires, se entrena en el CENARD, luego de cumplir gran parte del ASPO con entrenos de manera virtual, incluso, participo del Campeonato Sudamericano Virtual de Salto y Tiro Carrera, donde se coronó campeona. Ahora, junto con su equipo, buscan la mejor puesta a punto para recuperar su lo perdido.

Con la presencia de “Cami”

La joven atleta madrynense Camila Fuenzalida, regresó a los entrenamientos en el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo, luego de conseguirse la habilitación para todas las disciplinas deportivas que representan a la Argentina en certámenes internacionales.
En este sentido, el Pentatlón Moderno, cinco disciplinas que la tienen a “Cami” como integrante del equipo de la Selección Argentina Junior, volvió a las prácticas la semana pasada, tal como ella lo cuenta en charla con El Diario: “habíamos vuelto hace tres semana pero hubo un caso cercano, prefirieron aislarnos, cumpliendo el protocolo, estando en casa. Desde la semana pasada estamos entrenando de manera normal”.
Si bien hubo un parta ante este contacto estrecho, Cami destacó que “los dos días que ya habíamos entrenado, ya estábamos re contentos. Ahora que terminamos la primera semana y vamos algunos días más, es muy lindo porque cambia todo”.
Fuenzalida destacó que “estamos entrenando cuatro disciplinas”, exceptuando la práctica de Equitación, al indica que “no queremos ir a montar porque nos queda lejos y además porque preferimos que no convenía porque los chicos de equitación usan los mismos materiales que nosotros. Por más de que tengamos nuestros cascos y botas, los elementos que utiliza el caballo, lo utilizan otras personas. Preferimos entrenar las otras disciplinas y nos parece perfecto”.

El protocolo en el CENARD

Consultada por el protocolo que se sigue en el reducto de aleto rendimiento nacional, Camila comentó que “es estricto, lleva tiempo, pero depende de qué hora llegamos nosotros. Nos toman la temperatura, se fijan que estemos en la lista de la aplicación CuidAr, que permite circular de una localidad a otra, si o si tenemos que tener es permiso para ingresar al CENARD”.
Sumando que “en la pileta, podemos estar dos por andarivel, uno por cada cabecera, nos higienizan la mochila y los pies, solo podemos entrar con ojotas y los elementos para nadar. En la pista no podemos correr de a grupos, solo individual, no podemos andar juntos, en esgrima solo podemos estar cuatro dentro de la sala, y el resto afuera, sentados en silla y con su respectivo alcohol en gel. Es mucho más higiénico y más controlado”.

Junto a su familia política

En cuanto a cómo vivió la etapa de ASPO, que la transitó junto con su novio y su familia, contó que “lo llevé bastante bien, tranquila. Entrenábamos y volvíamos, salíamos al súper e higienizábamos todo. Los padres de mi novio (Severo, también es atleta de pentatlón) son personas de riesgo así que tratamos de cuidarlos mucho. Conscientes del cuidado, tratar de buscar alternativas para todo, adaptarnos a lo que estamos viviendo”.

A la espera de competencias

Sobre la vuelta a algunas disciplinas y si costaron al volver a su práctica, Fuenzalida aseguró que “ahora estamos volviendo a la natación, que nos costó aunque no tanto como pensamos, estamos adaptándonos a eso”.
Mientras que consultada sobre competencias próximas, explicó que “no estamos haciendo trabajos ni de tiempos, es para adaptar al cuerpo, torneos por ahora no tenemos. Habían dicho que teníamos uno en diciembre, pero cancelaron la fecha. Suponemos que recién el año próximo vamos a tener competencias”.
Sin embargo, Camila sabe que, de haber competencia, no podrían desplegar su mejor nivel, teniendo en cuenta el tiempo perdido por la cuarentena al no poder entrenarse de manera óptima en su espacio. “Nos encantaría competir, pero por ahora no estamos 10 puntos para competir si tuviéramos que hacerlo nos faltan clases de esgrima, si bien hicimos todos los ejercicios que nos mandaban, no es lo mismo estar ante otros contrincantes. Sabemos que nos falta entrenar más. Todo lo que perdimos, lo queremos recuperar. Estamos tranquilos, no queremos volvernos locos. Nos estamos adaptando a lo nuevo”.
“Queremos competir, pero sabemos que si vamos ahora, no será lo mismo como estábamos antes”, confesó.

Extrañando a su familia

Camila, está acompañada por una numerosa familia, muy unida, con hermanos deportistas., a quienes también se han sumado sus padres, quienes siempre los acompañaron en sus presentaciones deportivas. Y que claramente, extraña mucho en esta etapa al pasar tantos meses sin poder visitarlos: “mis papás extrañan porque Flavia (está en Córdoba, estudiando Medicina) y yo estamos afuera, solemos ir en junio o julio, y ahora ya pasó más tiempo. Este año me vine antes, en febrero. Extrañamos un montón. Esperemos que pueda viajar lo más antes posible, poder entrenar en Puerto Madryn lo que pueda entrenar y ver a mi familia”, expresó.


COMENTARIOS