ESTE SÁBADO SE REGISTRARON 143 FALLECIMIENTOS Y 9.276 CASOS POSTIVOS DE CORONAVIRUS

Argentina cumple seis meses en aislamiento y registra más de 622 mil contagiados


Este domingo, Argentina llega a los seis meses de la vigencia del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), periodo en el que logró reforzar su sistema de salud y presentar uno de los índices más bajos de muertos por millón de habitantes de América Latina, en una lucha contra la pandemia de coronavirus, que hoy causó en el país otros 143 fallecimientos y 9.276 contagios. En tanto, suman 12.799 los fallecidos y 622.934 los contagiados desde el inicio de la pandemia.
El Ministerio de Salud informó que son 3.213 los internados en unidades de terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 59,8% en el país y del 66,1% en la Área Metropolitana Buenos Aires.

Estrategias sanitarias

En este marco y a seis meses de iniciado el ASPO los especialistas proponen bajar el número de fallecimientos y contagios a partir de diferentes prácticas como los aislamientos estrictos pero localizados e intermitentes y el rastreo de contactos, además de las pruebas PCR para vigilancia en lugar de diagnóstico y sobre todo la responsabilidad individual.
Medio año después de esta decisión, Argentina tiene alrededor de 274 muertos por coronavirus por millón de habitantes. El ASPO también puso a prueba a las provincias.

Los profesionales de la salud

A seis meses de la vigencia del ASPO, esta situación se ve profundizada por la creciente demanda, la falta de descanso y el fallecimiento de trabajadores de la Salud.
Según un relevamiento realizado por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se registraron «32.300 contagios y 110 muertes por Covid-19 entre los trabajadores de la salud de todo el país».
Desde el 20 de marzo, día en que comenzó a regir el aislamiento, los trabajadores de la salud atravesaron «distintas etapas», afirmó Rodolfo Arrechea, coordinador nacional de Salud del gremio estatal.
Arrechea precisó que «al principio pedíamos elementos de protección personal porque no nos entregaban, después eso se reguló, pero nos mandaban insumos deficientes, que no servían».
«Una vez que conseguimos tener elementos de protección personal (EPP) de calidad, comenzó a hacerse evidente el cansancio físico y psíquico de los trabajadores, que además de tener suspendidas sus licencias y vacaciones, a veces ni pueden tomarse sus francos», puntualizó.


COMENTARIOS