INFORME DEL ECONOMISTA FACUNDO BALL

Un análisis sobre porqué la inflación patagónica de julio fue la más alta del año


El Diario | Economia | Politica | Regionales

A fines de la semana pasada se conocieron los números de la inflación de julio en todo el territorio nacional, de los cuales se desprendió que el nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) representativo de la Patagonia tuvo una variación positiva de 2,7% respecto al mes inmediatamente anterior. Esto fue un 0,8% por encima del IPC promedio nacional.
Al respecto, el economista Facundo Ball, director del Departamento de Economía de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), elaboró un informe en el que remarcó que “este número además convierte a la Patagonia en la región con mayor inflación del país en el mes de julio y dentro de una senda creciente por tercer mes consecutivo”.
Al respecto, vale recordar que en junio la inflación regional había sido 1,9%, en mayo estuvo en 1,6% y en abril en 0,6% y de esta manera vuelve a las tasas previas a la pandemia de coronavirus. En este sentido, cabe destacar que en enero la tasa fue 2,5% y en marzo de 2,6%.

Aumento en la demanda

“Una explicación de esta tasa del mes de julio y el diferencial con el total país, parece ser la vuelta de la demanda a niveles de actividad pre pandemia, que acercan la trayectoria de los precios a los que venía teniendo hasta marzo y que se había desacelerado bruscamente por el efecto cuarentena”, sostuvo Ball en el documento publicado en el sitio Economía del Chubut.
Además, enfatizó que esto se refuerza si se observa los tres rubros en los cuales la variación de los precios fue más intensa, que son: Recreación y cultura (6,3%), Prendas de vestir y calzado (6%) y Equipamiento y mantenimiento del hogar (5,7%), fueron 3 rubros en los cuales más que duplicaron la variación del nivel general.
“Otro factor a considerar en esta explicación es que el IPC nacional no es un promedio simple de lo que sucede con todos los IPC regionales, sino que es determinante la dinámica del IPC de GBA y Región Pampeana, que en conjunto representan el 79%, mientras que la Patagonia representa solo el 4,6%. Así que teniendo en cuenta esto, es importante observar que los tres rubros que más crecieron tuvieron un diferencial de tasas mucho más fuerte si lo comparamos con el GBA, los precios del rubro Recreación y cultura se incrementaron 4,1 puntos por arriba del incremento en GBA, y mayor aun fue la diferencia con el rubro prendas de vestir y calzados, donde la Patagonia lo superó en 4,6 puntos en su incremento de precios”, sostuvo, al mismo tiempo que explicó que “en el caso particular del rubro vestimenta y calzado, es uno de los más restringidos en GBA y no en Patagonia, eso explica la diferencia en la escalada de precios en ambas regiones”.

Diferencias en cada región

El economista chubutense también detalló que “las ponderaciones de la canasta de consumo del IPC son distintas para cada región, pues depende de la estructura de consumo promedio, y en este sentido, el rubro de mayor inflación en Patagonia, como lo fue Prendas de vestir y calzado, tiene una representatividad mucho más alta que, por ejemplo, en GBA. En Patagonia, este rubro representa el 12,8%, mientras que en GBA la representación es del 8,5%.
“Claramente los regulados están frenando la tasa de inflación, en el caso de Patagonia, en julio solo variaron un 0,4%, mientras que el IPC núcleo registro una tasa del 3,1%, es decir 0,4 p.p por encima del nivel general de la región. Los regulados son los combustibles, la electricidad, agua y servicios sanitarios, sistemas de salud y servicios auxiliares, transporte público de pasajeros, funcionamiento y mantenimiento de vehículos, correo, teléfono, educación formal y cigarrillos, entre los principales, mientras que los bienes del IPC núcleo son todos los no regulados y los no estacionales”, apuntó Ball.

Patagonia al tope

En este sentido, precisó que “el IPC núcleo de la Patagonia también lideró las tasas del país, con 3,1%, esto es 0,6 p.p arriba del nacional y 0,8 p.p arriba del GBA. Pero sin duda que el comportamiento de los estacionales fue el determinante principal, no solo del 2,7% del nivel general, sino también el que lo llevó a ser la región con la mayor inflación mensual. Los estacionales aumentaron un 5,1% en la Patagonia, versus solo un 0,9% en el total nacional. Los Bienes y servicios con comportamiento estacional son las frutas, verduras, ropa, transporte por turismo y alojamiento y excursiones”.
“El 76% de la inflación de Patagonia del mes de julio se explica por cuatro de los 12 rubros que componen la canasta, es decir 2,06 %, del 2,7% del nivel general. Estos 4 rubros fueron Prendas de vestir y calzados, alimentos y bebidas no alcohólicas, Recreación y Cultura y Equipamiento del Hogar. Estos mismos 4 rubros exhibieron solo una variación de 0,88% en la región con menos inflación (GBA)”, explicó Ball en su informe.

Metodología de medición modificada

Por último, pidió tener en cuenta que “debido a las restricciones de aislamiento y distanciamiento, los relevamientos de precios no están siendo íntegramente presenciales, como históricamente lo hace el INDEC, sino que en gran parte se realizan en forma no presencial. En algunos casos se realizan por contacto telefónico, por correo electrónico, o relevados en forma online en aquellos que realizan oferta on line de sus bienes o servicios. En el total país solo el 25,8% de los precios fueron relevados de manera presencial durante julio”.
“Esto, aun cuando es la solución recomendada en una emergencia, podría estar generando una distorsión de precios a la baja, ya que la consulta telefónica o por correo, no tienen la misma efectividad que la observación directa de precios que hacen los relevadores de precios en todo el país”, concluyó Ball.


COMENTARIOS

Comments are closed.