SE ESTABILIZA EL CONSUMO CON TARJETAS DE CRÉDITO Y DÉBITO

Las compras con tarjetas tuvieron en agosto una caída interanual del 10%


El Diario | Economia | Politica | Regionales

El consumo con tarjetas de crédito y débito se estabilizó en agosto, con una caída real interanual cercana al 10%, luego de que el repunte de gastos en rubros no esenciales de las últimas semanas no alcanzara a compensar la contracción del consumo en supermercados, según un informe del sector financiero.
«El consumo total realizado con tarjetas, medido en términos reales, muestra desde principios de julio un estancamiento en su recuperación, sin contar el evento del Hot Sale, en valores que rondan una baja del 10% interanual», aseguró a Télam Juan Manuel Manias, Economista Principal de BBVA Argentina.
Puntualmente, las compras con tarjetas crecieron un 29% interanual en agosto, algo por debajo del 32% que mostraba antes del Hot Sale de fines de julio, que había logrado que el consumo con tarjetas creciera al 75% interanual, impulsado por rubros más relegados hasta entonces como gastos en Hogar o Viajes.
Sin embargo, pasados los días de promociones, el ritmo de compras electrónicas retornó al que había mostrado tras los primeros meses de aislamiento, según el último informe semanal de consumo del Banco BBVA, que utiliza datos en tiempo real de clientes de todo el país.
En comparación a otros países de la región, el informe destaca que la tendencia del consumo global indica «un progresivo rebote hacia niveles prepandemia», pero en países como la Argentina y Colombia «el efecto de las medidas de aislamiento resiente la dinámica del gasto».
En las últimas semanas, rubros como Deportes y Juguetes, Cuidados y Belleza, Moda o Libros, prensa y revistas empezaron a delinear una «calma, aunque progresiva tendencia alcista» mientras que, al ritmo de la flexibilización de las medidas de aislamiento, los gastos en Combustibles y Automoción evidencian también un desempeño creciente.
Al mismo tiempo, desde finales de abril la Construcción registra un aumento en el volumen de compras superior incluso al rubro de Alimentación.
Sin embargo, pasado el pico de consumo en supermercados de marzo, la compra de Alimentos moderó su incremento y se «amesetó» en las últimas semanas.
Según el informe del BBVA, uno de los factores determinantes del consumo en este último tiempo fue el protagonismo que tomaron los sistemas de pago online que, en el caso de las compras en supermercados, incrementó su uso en alrededor de 350% interanual.
La última encuesta de ventas de Supermercados publicada por el Indec informó el aumento del e-commerce y de las herramientas de pago electrónico, con un crecimiento de más de 300% contra el mismo período del año pasado, en ventas vía canal online contra consumos en salones de venta
«Sin e-commerce la caída de actividad hubiese sido sustancialmente más profunda -aseguró Manias-. La pandemia ha acelerado notoriamente muchos cambios que ya se venían procesando de manera más lenta en la sociedad. El comercio electrónico fue uno de los más visibles».
Por su parte, Mario Iparraguirre, economista del BBVA, sostuvo que estos «son hábitos que han llegado para quedarse» ya que la posibilidad de comprar sin presencia física «encajó perfectamente» con las necesidades de la «nueva normalidad» impuesta por cuestiones sanitarias.
«La tecnología, además, permitió una rápida adaptación de sectores que no contaban con ventas por canales digitales, de manera que pudieron amortiguar la caída de ingresos», afirmó Iparraguirre.


COMENTARIOS

Comments are closed.