OPERABA DESDE EL NORTE Y LA DENUNCIA DE UNA VÍCTIMA DE CHUBUT PERMITIÓ DESBARATAR LA ORGANIZACIÓN

El cabecilla de la banda de ciberdelitos cobraba el IFE


El Diario | Judiciales | Regionales

El Ministerio Público Fiscal brindó detalles reveladores de la banda desbaratada que mediante el uso de internet produjo numerosas estafas por un monto estimado hasta el momento de entre 6 y 7 millones de pesos de ganancia en los últimos meses.
El procurador general Jorge Miquelarena, el fiscal Fernando Rivarola y el ministro de Seguridad Federico Massoni explicaron los alcances y resultados de los allanamientos realizados en los últimos días en las provincias de Corrientes y Chaco con la detención del cabecilla de la organización, el secuestro de dos vehículos de alta gama y de unos dos millones de pesos.
Rivarola estimó en unas 130 víctimas hasta el momento en toda la Argentina, cinco casos confirmados en la provincia del Chubut y la denuncia que realizó Adriana Belén Kuchaska -la víctima que dio el puntapié inicial en la investigación- que depositó 50.000 pesos en una billetera virtual falsa por el pago de elementos que le habían ofrecido en las redes sociales y que nunca llegaron a destino.

Fallas de Estado

Acerca del cabecilla de la banda que fue detenido en Corrientes y este martes será sometido a la audiencia de control, Rivarola dijo que el sujeto “tiene un muy buen nivel de vida sin que se le conozca una actividad económica legal. Además, cobraba el Incentivo Familiar de Emergencia (IFE) de cuya cuenta transfirió más de 500 mil pesos, lo que evidencia las fallas del Estado al poner en marcha este sistema”.
Los funcionarios se encargaron de destacar y dimensionar esta nueva modalidad de delito que mediante el uso de Internet “abre un amplísimo y complejo terreno para delinquir” –tal como coincidieron- “al punto tal que en este mismo momento se está utilizando la misma matriz delictiva para reproducirse en miles de personas engañadas”, según afirmó Rivarola, responsable máximo en Chubut de la Oficina Especial de Ciberdelitos, de reciente creación por parte del procurador Miquelarena. Precisamente la situación de cuarentena a nivel mundial intensificó el uso de las redes sociales y con ella nuevas modalidades delictivas que obligó a la procuración del Chubut a acelerar la puesta en funcionamiento de esa Oficina.

Oficina de Cibercrimen

Por su parte, el procurador General de Chubut, Jorge Miquelarena expresó que “es una suerte de megacausa que tiene que ver con la investigación que llevó adelante la flamante Oficina de Ciberdelito de Rawson, quien conjuntamente con la División de Investigaciones de la Policía hicieron un trabajo digno de elogios”.

Cuentas mulas

Rivarola por su parte destacó que internet permite “una gran variedad herramientas para transferir dinero y los ciber delincuentes lo saben. Además hay cuentas mulas que son falsas generadas para no levantar sospechas y para evitar los controles relacionadas con el lavado de dinero”. Destacó que las fiscalías no tienen capacidad para el seguimiento de estas modalidades delictivas “que van mutando de manera permanente, con un déficit además en cuento al control de la telefonía móvil en donde resulta muy fácil, por ejemplo, cambiar los números”.
Finalmente, Rivarola reiteró una vez más la necesidad de que los usuarios de Internet y las redes sociales tomen los recaudos necesarios para no ser estafados.


COMENTARIOS

Comments are closed.