TRES EMPLEADOS DE UNA ESTACIÓN DE SERVICIO

Después de robar nafta pagarán su condena con arroz y harina


El Diario | Judiciales | Politica | Regionales

Tres empleados de una estación de servicio de Rawson fueron descubiertos robando combustible y esta semana fueron condenados a través de la figura de “probation o suspensión del juicio a prueba” y recién serán sobreseídos dentro de un año, además de subsanar simbólicamente el delito cometido mediante la entrega de bolsones de harina, fideos y arroz.
Se trata de Marcelo Aguila Guevara, Lucas Fermín y Marcelo Dourisboure. El 13 de abril del año pasado, los tres empleados fueron sorprendidos por Rodrigo De La Vega, propietario de la estación de servicio, cuando cargaban bidones con combustible en la Chevrolet Captiva de propiedad de Aguila que en ese momento cumplía las tareas de supervisor en la estación de servicio. Otros bidones estaban en las inmediaciones a la espera de ser subidos al vehículo. Toda la maniobra quedó además registrada en las cámaras de seguridad que, en función de las sospechas previas y la necesidad de descubrir el ardid, se habían colocado de manera oculta en el exterior. Así, ante la sospecha de que la maniobra se venía que realizando con anterioridad, De La Vega los sorprendió de esta manera en flagrancia. En realidad, tres semanas antes y a través de otros empleados que se negaron a participar de la maniobra, el hurto de combustible había llegado a los oídos de Rodrigo De La vega.

Audiencia preliminar

La audiencia preliminar se realizó este miércoles. La decisión la adoptó la jueza Ivana González en una audiencia realizada en parte por el sistema de videoconferencia, tras dos años de investigación por parte de la Fiscalía de Rawson representada en la oportunidad por el fiscal general Osvaldo Heiber.
Oportunamente, el defensor Pablo Sánchez postuló que se aplique la figura legal de la “reparación” pero esta posibilidad se encontró con la oposición de la víctima, Rodrigo De La Vega. Al momento de expedirse el Ministerio Público Fiscal a través del fiscal jefe Fernando Rivarola, fundamentó la aplicación de la suspensión del juicio a prueba, obligando (tal como lo determina el Código Procesal del Chubut) a la jueza González a convalidar esta postura, en este caso por el término de un año, lapso en el que los imputados no podrán cometer delitos, consumir estupefacientes ni alcohol en exceso.
“A las cosas (los alimentos) las tenemos compradas hace tiempo porque pensábamos que esto se iba a resolver antes”, dijo uno de los imputados en representación propia y de los otros dos ex empleados de la estación de servicio. Se refería a los bolsones de harina, arroz y fideos que en principio podrían ser entregados a las Casas Tuteladas que aloja en Rawson a ancianos o personas en situación de desamparo. La Oficina Judicial, será la que decidirá cuál será el mejor destino de los alimentos.


COMENTARIOS

Comments are closed.