EL PRÓXIMO 29 DE JULIO LA CÁMARA DARÁ A CONOCER SU VEREDICTO

Policías sentenciados por hurto pidieron impugnar su condena


El Diario | Judiciales

En octubre del 2019, los policías Guillermo Díaz y Christian Arroyo fueron condenados, por haber hurtado dos celulares, a las penas de 5 meses de prisión en suspenso, un año y 10 meses de inhabilitación especial para Arroyo, y 4 meses de prisión en suspenso, un año y seis meses de inhabilitación especial para Díaz.
Pero esta semana, solicitaron la impugnación de esa condena, por lo que se realizó una audiencia y el próximo miércoles 29 de julio los jueces de Cámara Martín Montenovo, Guillermo Müller y Daniel Pintos darán a conocer su veredicto al respecto.
Por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente el fiscal general Julio Puentes; en tanto que la defensa de Arroyo fue ejercida por Ivo Di Taranto, abogado de la Defensa Pública. A su vez, el doctor Ferrazano, defensor de Díaz, presentó el escrito de impugnación, pero no se presentó a la audiencia por estar presente en otra audiencia.

Los argumentos de las defensas

En un primer momento, el defensor de Arroyo ratificó la impugnación en contra de la sentencia del tribunal unipersonal, por la cual se condenó a su asistido a la pena de “5 meses de prisión en suspenso, más un año y 10 meses de inhabilitación especial para ejercer la función policial”, por haber sido declarado penalmente responsable del delito de “hurto agravado por ser cometido por miembros de las fuerzas policiales”.
La defensa argumentó “la errónea valoración de la prueba y la afectación al principio de inocencia”, asegurando que si se hubiese realizado una correcta valoración de la prueba, basada en la sana crítica y la lógica; el resultado del debate debió ser otro, debió ser la absolución de su asistido. Entendiendo asimismo el defensor que “la prueba colectada no fue la suficiente para derribar el estado de inocencia de mi asistido”, por lo cual se lo debió absolver.
La defensa entendió que no se probó la autoría en el debate, que no se pudo establecer cuál de los dos funcionarios policiales tomó los celulares y los escondió en el móvil. Aseguró que tampoco fue probado el dolo conjunto, el ponerse de acuerdo ambos para lograr su objetivo; como tampoco la división de tareas.

Se acusaron entre ellos

“Uno de los dos funcionarios tomó los celulares, pero no fue mi asistido”, aseguró el defensor de Arroyo. Entendiendo el defensor que ha existido orfandad probatoria respecto de la coautoría del hecho, no se ha probado las conductas del tipo en cada uno de los imputados. No se ha derribado el estado de inocencia por lo cual solicitó se revoquen las condenas de primera instancia, solicitando su absolución.
Subsidiariamente, el defensor de Arroyo cuestionó la parte de la pena de un año y 10 meses de inhabilitación especial para ejercer la función policial, entendiendo que la inhabilitación va en contra de los principios de racionalidad y proporcionalidad de la pena, solicitando de imponerse una inhabilitación sea para cumplir tareas de prevención en la calle.

La posición de Fiscalía

Por su parte, el fiscal Puentes solicitó se declare la presentación de la defensa de Díaz como “extemporánea”, por ser presentada la misma fuera de término.
Asegurando que desde la Fiscalía consideran que la sentencia de primera instancia fue “adecuada, lógica y no arbitraria”; solicitando al tribunal de Cámara que “se confirme en todos sus términos la sentencia condenatoria” de ambos. En el juicio ha sido valorada correctamente toda la prueba, la declaración de las víctimas han sido contestes con la declaración de los funcionarios policiales.

El hurto

El hecho ventilado en debate ocurrió el día 1 de abril de 2018, siendo las 05.30 horas. aproximadamente, cuando las dos víctimas se encontraban a bordo de un vehículo Renault 9 color gris, en inmediaciones a la plazoleta Petroleros de la calle Candelaria y Alas Argentinas, del barrio Prospero Palazzo de Comodoro Rivadavia.
Allí se hicieron presentes el sargento Primero Christian Aurelio Arroyo y el cabo Primero Francisco Guillermo Díaz, ambos con prestación de servicios en la Comisaria Dto. Gral. Mosconi, a bordo de un móvil policial, y previo exigirles que desciendan del rodado, registraron el mismo sin orden judicial ni motivo habilitante, sustrayendo de su interior dos teléfonos celulares pertenecientes a las víctimas.
Posteriormente, se encontró en el interior de dicho móvil policial, por parte de personal policial de otro turno que lo abordó posteriormente, oculto debajo de la alfombra detrás del asiento del conductor, un teléfono celular ya que sonaba insistentemente.


COMENTARIOS

Comments are closed.