MALDITA TECNOLOGÍA

Los responsables de todas esas teorías conspiranoicas


El Diario | Contra Tapa

Desde su origen hace tres años, el grupo conocido como QAnon vivió en los rincones más oscuros de Internet, pero en los últimos tiempos, los seguidores del grupo, que se hacen llamar “creyentes”, encontraron un nicho en las redes sociales.
QAnon comenzó como una teoría de conspiración única, pero sus seguidores ahora actúan más como un culto virtual, adorando y creyendo en gran medida cualquier desinformación que la comunidad de conspiración distribuye.
Sus principales teorías de conspiración afirman que docenas de políticos y celebridades de una lista A trabajan en conjunto con los gobiernos de todo el mundo para involucrarse en el abuso sexual infantil. Los seguidores también creen que hay un esfuerzo global para aniquilar al presidente Donald Trump. Pero los admiradores del grupo se han expandido de esas creencias y ahora alegan, entre otras teorías sin fundamento, que las redes celulares 5G propagan el coronavirus.
Y no, no hay evidencia de que nada de lo que QAnon afirma sea real.

Cómo empezó todo

El nacimiento del grupo anárquico y su continua infiltración en la vida estadounidense, es el resultado de la campaña de desinformación que tuvo como objetivo las elecciones estadounidenses en 2016.
Cualquiera puede crear una conspiración, ofrecer evidencia para apoyarla y etiquetarla con hashtags de QAnon para difundirla. Pero nadie se hace responsable del rastro de caos y desinformación que deja atrás.
Los orígenes de QAnon son emblemáticos de lo que ha evolucionado: una afirmación infundada y fuera de contexto hecha para respaldar una acusación, que se desacredita fácilmente. Todo se remonta a una publicación críptica y anónima el 28 de octubre de 2017 en 4chan, un tablero de mensajes en línea que con frecuencia presenta contenido extremista e intolerante. El individuo, que luego los seguidores llamarían “Q”, afirmó que Hillary Clinton iba a ser arrestada.
Sin embargo, publicaciones similares que impulsan reclamos sin fundamento de arrestos y acciones de “estado profundo” siguieron apareciendo en 4chan. No está claro quién estaba detrás de las publicaciones, o si las que siguieron fueron publicadas por la misma persona: las publicaciones de 4chan son anónimas.
Los creyentes afirman que su “Q” es tan eficiente debido a su solicitud de autorización de seguridad dentro del gobierno de Estados Unidos.
Desde entonces, el grupo se ha inyectado en la corriente principal creando comunidades en Reddit y encontrando puntos de apoyo en Twitter, Facebook y YouTube. En una serie de videos publicados en línea en 2018, QAnon apuntó a Cemex, compañía de cemento mexicana, porque supuestamente era propietaria de un campamento abandonado en Arizona, que los teóricos de la conspiración creen erróneamente que es la ubicación de un sitio de trata de personas.
Las teorías de conspiración de QAnon se han elevado aún más a través de figuras y organizaciones de alto perfil. En marzo de 2018, antes de ser despedida de su comedia, la actriz Roseanne Barr tuiteó sobre la teoría de la conspiración de pedofilia, aludiendo a una afirmación sin fundamento de que el presidente Trump “ha roto las redes de tráfico en lugares altos en todas partes”. Barr luego borró el tuit.

El Partido Republicano y QAnon

QAnon casi alcanza el escenario principal del Partido Republicano en el mitin del presidente Trump el 31 de julio de 2018 en Tampa, Florida, donde aparecieron carteles que decían “Somos Q” y “Q” cerca del frente de la multitud durante el discurso del presidente.
Cuatro meses después, el vicepresidente Pence publicó -y luego eliminó-, una foto en Twitter con un agente de la ley usando un parche QAnon en su uniforme.
Y en julio de 2019, la Casa Blanca invitó a un seguidor de QAnon a un evento anunciado por la Casa Blanca como una “cumbre de redes sociales” con personas influyentes conservadoras.
Hoy, el Partido Republicano tiene tres candidatos que simpatizaron o apoyaron al grupo y podrían verse en el Congreso en enero: Jo Rae Perkins, un candidato para un escaño en el Senado de Estados Unidos por Oregón; Marjorie Taylor Greene, una candidata del Congreso para el puesto del distrito 14 de Georgia; y Lauren Boebert, quien derrotó a un titular de cinco períodos respaldado por Trump durante las elecciones primarias para convertirse en candidata para el tercer distrito de Colorado.
“Todo lo que escuché de Q: espero que esto sea real porque solo significa que Estados Unidos se fortalece y mejora, y la gente está volviendo a los valores conservadores, y para eso estoy”, afirmó Boebert, favorita para el puesto de la Cámara, en una entrevista de mayo. Su gerente de campaña, Sherronna Bishop, le comentó a CNN en un comunicado que, a pesar de esos comentarios, Bishop “no sigue a QAnon”.


COMENTARIOS

Comments are closed.