EL DECRETO DE LACALLE PAU QUE ATRAE A LOS INVERSORES ARGENTINOS

Uruguay apuesta a que más extranjeros obtengan la residencia fiscal


El Diario | Economia | Politica | Regionales

El presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou cumplió la promesa que hizo en enero pasado, antes de asumir, de que iba a flexibilizar regulaciones para atraer a empresarios argentinos: su intención, según dijo, era que 100.000 locales lleven su dinero al país vecino y que, incluso, se muden allí.
Así lo hizo por medio de un decreto que indica que todos los extranjeros que quieran tener su residencia fiscal en su país a partir del 1 de julio lo podrán hacer de una manera más sencilla. Simplemente deberán residir allí 60 días al año y tener una propiedad cuyo valor no sea menor a los 377.000 dólares.
Según publican los medios uruguayos, el Poder Ejecutivo de ese país firmó un decreto y enviará al Congreso un proyecto de ley en donde establece los pasos a seguir para ser ciudadano uruguayo así como una ampliación de los beneficios para los ciudadanos extranjeros que se radiquen en Uruguay.
Entre los considerandos de decreto se señala que Uruguay, en materia de inversiones, basa su política en ofrecer oportunidades, que es un país de puertas abiertas y que “ofrece como garantía de sus políticas públicas de inversión y migración, su institucionalidad, un ámbito de libertad económica y social y una tierra de recursos naturales únicos”.
En lo que se refiere a la residencia fiscal, la nueva administración dispuso que para obtenerla el requisito patrimonial se redujo desde USD 1,7 millones en la actualidad a USD 380.000. Ese monto, en realidad, no está fijado en dólares sino en Unidades Indexadas (UI), que es una medida de valor que se ajusta por la inflación, similar a la UVA utilizada en la Argentina.
Pero el decreto presidencial también establece que además de poseer una propiedad por ese valor, la persona tiene que demostrar una presencia física en el país de al menos 60 días al año.
Tal como publicó el diario El Observador, la residencia fiscal no está acotada para aquellos extranjeros que tengan una propiedad sino que también será habilitada para quienes estén pensando en radicar un negocio.
Para este grupo, la residencia también será otorgada para aquel que invierta USD 1,6 millones -hasta ahora era casi de USD 5 millones- y generen a partir de julio de este año al menos 15 puestos de trabajo directos.
En paralelo a este decreto que pretende incrementar la cantidad de residencias fiscales para extranjeros, el oficialismo enviará al Congreso de Uruguay un proyecto de ley en donde buscará ampliar lo que en el vecino país se denomina “vacaciones fiscales” que es un beneficio para los extranjeros.
Las “vacaciones fiscales” son una exoneración por cinco años para que los extranjeros no paguen el impuesto a la Renta -algo similar al impuesto a las Ganancias de la Argentina- por los rendimientos que obtenga por los intereses de los depósitos bancarios, dividendos de acciones, bonos, obligaciones o títulos de renta fija, entre otros.
Con el proyecto de ley, la administración de Lacalle Pou busca extenderlo al doble y que las “vacaciones fiscales” se extiendan a 10 años.
Dicho de otro modo: los argentinos que tomen la residencia fiscal uruguaya, por 10 años no pagarán Impuesto a las Ganancias, ni impuesto Cedular ni Impuesto sobre los Bienes Personales.
El vecino país otorga dos tipos de residencia. La legal, que es la que reciben los extranjeros que pretenden quedarse en el país, ya sea para trabajar o por razones personales, mientras que la residencia fiscal es un concepto que establece que a la persona física residente fiscal uruguaya, a la que se le aplica el régimen impositivo local y tributará el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Más argentinos cruzan el charco

César Litvin, tributarista y CEO de Lisiki, Litvin & Asociados advirtió que perder la residencia fiscal argentina implica una mudanza efectiva. «Lo que hay que trasladar a Uruguay en este caso es el centro de intereses vitales. Implica trasladar a la familia y la actividad económica personal», detalló.
«De no ser trasladado en centro de interés vital, por más que Uruguay me de la residencia permanente, para la ley Argentina puedo ser doble residente y tributar en ambos países», remarcó.
Para Litvin, el interés de estas medidas es que todos aquellos contribuyentes que tengan parte importante de su patrimonio en el exterior tendrían una ventaja importante dado que la carga es Argentina es muy alta.
«Siendo residente tributario uruguayo no pagas por bienes en el extranjero»,detalló el tributarista. Y añadió: «Muchos empresarios argentinos están consultando por la residencia. Están buscando que país los recibe con más mimos».
En tanto, Sebastián Domínguez, socio de SDC Asesores Tributarios señaló que «teniendo en cuenta la presión fiscal en Argentina y el impuesto las grandes fortunas que se está estudiando, se abre la posibilidad de que muchos argentinos se puedan ir a Uruguay a obtener la residencia».

En ese sentido, remarcó que el cambio de residencia fiscal va a ocurrir «por la idea de irse de Argentina y evitar el aumento de la presión tributaria que va a venir teniendo en cuenta el contexto económico que atraviesa el país».
«El beneficio es que más personas de clase media van a poder invertir estos 377.000 dólares y obtener rápidamente la residencia fiscal en el país vecino», puntualizó.
Ezequiel Passarelli, Asociado de SCI Group, señaló que Uruguay está aprovechando el contexto económico en la región. «Al tener una economía estable desde hace muchos años, al no haberse visto afectada -en comparación con otros países de la región- por el coronavirus, es muy inteligente de su parte tratar de captar capitales e inversión, para crecer, reduciendo requisitos para obtener la residencia fiscal y aumentando beneficios fiscales a los extranjeros que decidan radicarse en el país vecino».
Asimismo, sostuvo que Uruguay siempre fue un país con grandes incentivos fiscales y regímenes tributarios bastante buenos. «Teniendo en cuenta que Uruguay es un país chico que necesita inversiones, al dar este tipo de facilidades, le es beneficioso».
En ese sentido, describió que «Argentina está en default y Brasil tiene problemas mucho más importante con el coronavirus que el resto de la región». Y agregó que en Uruguay la economía no va a sufrir tanto como está pasando en Argentina.

Ver Decreto


COMENTARIOS

Comments are closed.