“NOS SENTIMOS MUY DESAMPARADOS”, ADVIRTIÓ LA DAMNIFICADA

Un robo desnuda los embates a quien cultiva cannabis medicinal


El Diario | Puerto Madryn | Salud

La vecina de Puerto Madryn Berta Thachek, quien años atrás había sido beneficiada con un amparo para poder cultivar cannabis medicinal, sufrió el robo de varias de sus plantas en floración y en vegetación, en un hecho ocurrido sobre la noche de este martes y que generó un perjuicio directo para una de sus hijas, a quien la administración del aceite canábico había beneficiado a partir del tratamiento de varias patologías.
Al respecto, la damnificada relató en diálogo con El Diario que “calculamos que el robo fue en horas de la noche, estábamos en el domicilio durmiendo y cuando me desperté, como tengo la costumbre de salir al quincho a ver las plantas, me encontré con que me habían cortado tres de ellas, las cuales estaban floreciendo” y agregó que “en la otra parte del ‘indoor’ también faltaban hojas; cuando lo vi, lo primero que atiné fue ir a buscar a mi hijo y decirle que nos habían cortado las plantas”.

Uso terapéutico

Para la familia de Berta, las plantas y la consecuente producción de cannabis medicinal, a partir de las mismas, constituye un factor esencial: “A mí me dieron el amparo hace unos dos años, aunque hace cinco que incursioné en el ámbito del cannabis medicinal. Mi hija, Salomé, entre algunos padecimientos tenía convulsiones, y con el cannabis no solamente logré que no convulsionara más, sino que mejorara en muchos aspectos de su vida, ya que también tiene autismo y otras patologías”, describió.

Prejuicios

Thackek pertenece a varios grupos de cannabis terapéuticos locales, y también forma parte del Consejo Consultivo de Cannabis Medicional, creado por Ordenanza por el Concejo Deliberante de Puerto Madryn en 2019.
Por otro lado, la vecina calificó lo ocurrido como algo “muy desagradable”, aunque también explicó que “lo que más me duele es que tengo la suerte de tener un amparo y poder denunciar, pero la sociedad no está preparada para que una madre desesperada vaya a una comisaría y diga que le robaron marihuana”.

Piden un necesario cambio de cultura

El prejuicio todavía continúa latente, “pero también la falta de conocimiento”, apuntó Thachek, agregando que “si una persona sufre un hecho similar a este y no cuenta con un amparo, no puede denunciarlo, ni siquiera pedir ayuda”.
En su caso, la denuncia fue presentada y avanza la investigación: “Costó, porque una comisaría no está preparada para que alguien llame y diga que le robaron plantas de marihuana. Ahora, hay que esperar”, señaló Berta.

Movilizados

“Es un hecho que moviliza, y también abre la puerta al hecho de que necesitamos, urgentemente, que se pueda cultivar cannabis para uso terapéutico, ya que no sólo yo lo necesito, sino muchas mamás más. La Justicia es lenta y nos sentimos muy desamparados”, concluyó Thachek.


COMENTARIOS

Comments are closed.