Pulgares abajo


El Diario | Termómetros

El gobernador Arcioni no solo estaría buscando enfrentar a los trabajadores estatales en una fútil discusión acerca de los disímiles salarios en la administración pública provincial, sino que además con este infructuoso debate seguiría dilatando el debate legislativo, lo que a los ojos de los finos observadores no sería un acto inocuo, sino por el contrario una estrategia para correr la lupa hacia otros sectores y de ese modo disimular la ineficiencia del Estado provincial. Mariano Arcioni no sólo estaría entre los gobernadores con peor imagen, junto a Capitanich, Perotti y Kirchner, sino que todo indica que seguiría estando en el puesto 24 de 24 en el ranking nacional.


COMENTARIOS