“NO SABEMOS QUÉ SE HACE CON LA CONTENCIÓN ALIMENTARIA, PORQUE NO ESTÁ”, CUESTIONAN

Movimientos sociales reclaman por la ausencia del Estado provincial


El Diario | Economia | Politica | Regionales

La pandemia de Covid-19 profundizó la brecha social, incrementando la crisis alimentaria de los sectores más vulnerables, exponiendo la ausencia del Estado y la labor de las organizaciones sociales. En Chubut hay poco más de 10 mil tarjetas sociales.
En los últimos meses creció considerablemente la tarea en los merenderos y comedores de toda la provincia. “Sin la ayuda de los movimientos sociales, podría haber ocurrido un estallido”, afirma en dirigente de Barrios de Pie a nivel provincial, Alfredo Leguizamón, en diálogo con El Diario, al señalar que la atención para los sectores más vulnerables, parecería haberse reducido, “a un montón de papeles, hay una ausencia total del Estado”
Leguizamón asegura que en el contexto de la pandemia “la estamos llevando adelante como lo hacen todos”, dijo y agregó que “no están llegando verdaderamente a ningún lado, no sabemos qué se hace con la contención alimentaria porque está ausente; en el Gobierno reciben plata, recursos o módulos alimentarios pero no los vemos reflejados en la realidad diaria”.
En contexto
Un informe reciente revela que en Chubut hay más de 6 mil familias en situación de vulnerabilidad extrema. Otro dato indica que son básicamente asistidas por los Municipios. Si bien algunas personas acceden a beneficios del Gobierno nacional, cada vez la situación se vuelve más compleja.
Según un informe enviado por la ministra Cecilia Torres Otarola a la Legislatura, en el mes de abril Chubut tenía registrados más de 10.171 personas en el programa Tarjeta Social, y afirma que en materia de asistencia social directa, en lo que va del año, la Provincia ha invertido 2.089.958 de pesos, para atender situaciones de emergencias sobre 252 expedientes gestionados en el Ministerio de Familia.
En tanto se han invertido 12.630.000 pesos en concepto de alimentos a través de compra directa para atender a las familias afectadas por el efecto de la emergencia sanitaria.

La solidaridad, al hombro

La mayor parte del trabajo en relación a la ayuda alimentaria está bajo la órbita de los Municipios que han visto reducidos sus ingresos. Mientras los más vulnerables aumentan conforme pasan las semanas de aislamiento social, preventivo y obligatorio.
En este sentido, Alfredo Leguizamón explicó que “un montón de gente, no solamente la economía popular y las organizaciones sociales sino también grupos de vecinos se han puesto al frente de esta batalla, de lo contrario esto hubiera sido un caos ya que los gobiernos no hubieran podido contener a la inmensidad de gente que realmente la está pasando mal” y añadió que “todas estas personas integran una franja sumamente importante de la sociedad”, que son asistidas por organizaciones sociales, iglesias, clubes, que brindan contención para que haya un plato de comida por día para cada integrante de esas familias.


COMENTARIOS

Comments are closed.